Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

EH Bildu denuncia que De Miguel recibe un sueldo público

Urkullu contesta que el imputado volvió a la Administración con el Gobierno socialista

EH Bildu ha denunciado este viernes ante el lehendakari que Alfredo de Miguel, imputado por varios delitos, entre ellos los de cohecho y tráfico de influencias en un caso que lleva su nombre, recibe un sueldo público por ocupar un puesto de trabajo que, según el parlamentario Igor López de Munain, “no se sabe qué funciones cumple; por lo que parece, ninguna”.

El lehendakari relató en respuesta el recorrido laboral del exdirigente del PNV: De Miguel empezó a trabajar en la sociedad pública IKT en el año 2000, un año después pidió la excedencia por ocupar un cargo público —en la Diputación alavesa, entre otros— y volvió a su trabajo en IKT en 2010, tal y como avanzó EL PAÍS.

Tras escuchar a López de Munain advertir de que De Miguel volvió a la administración pública “por la puerta de atrás”, Urkullu se defendió señalando que “no volvió con este Gobierno”, sino con el del PSE, que ostentaba el poder entonces. En 2012 IKT pasó a formar parte de Hazi y, por tanto, De Miguel entró en esa empresa pública.

De Miguel “tiene los mismos derechos que otros trabajadores”, defendió el lehendakari, mientras que el parlamentario de EH Bildu advirtió de que casos como este “alejan la confianza de la ciudadanía” porque, añadió, da la sensación de que “se le está pagando por los favores realizados durante años por aquello por lo que está imputado”.

“¿Quiere decir usted que una persona imputada pierde el derecho a su puesto de trabajo?”, le reprendió el lehendakari, “si se aplicara lo que usted dice, sería una caza de brujas y el sometimiento laboral de muchas personas”, “todo esto no tiene nada que ver con la presunción de inocencia ni con el respeto a los derechos laborales”.

Urkullu defendió que “ante los problemas el señor De Miguel dimitió de su cargo público y entregó su carnet de afiliado al PNV”. Con este paso —que De Miguel y otros imputados como Aitor Tellería dieron después de que el propio Urkullu, entonces presidente del PNV insistiera públicamente— De Miguel “mostró una actitud pública y política que se ve pocas veces”, valoró el hoy jefe del Ejecutivo.