Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

La UE pide a Rajoy que negocie para mantener Cataluña en España

"Debe haber una solución. La tendencia es la unificación, no a la separación”, recuerda la titular de Justicia Viviane Reding

Fotografía facilitada por Unió de su secretario general, Josep Antoni Duran Lleida, junto a la vicepresidenta de la Unión Europea, Viviane Reding, antes de la cena que mantuvieron anoche en Barcelona.
Fotografía facilitada por Unió de su secretario general, Josep Antoni Duran Lleida, junto a la vicepresidenta de la Unión Europea, Viviane Reding, antes de la cena que mantuvieron anoche en Barcelona. EFE

La Unión Europea ha evitado hasta ahora entrar a fondo en el debate soberanista catalán más allá de advertir, con algunas idas y venidas, que una Cataluña independiente quedaría fuera de los tratados. La comisaria de Justicia y Ciudadanía y vicepresidenta de la Comisión, Viviane Reading, dio ayer un paso más allá al pedir diálogo entre el Gobierno y la Generalitat a fin de garantizar una “España unida dentro de una Europa federal”.

Durante una conferencia de prensa en Barcelona en la que midió al milímetro sus palabras, Reading advirtió de que no se llegará a ninguna salida si no hay movimientos en ambos lados. Por esta razón instó al Gobierno y a la Generalitat a “negociar con mentalidad abierta y sin líneas rojas” para alcanzar un acuerdo que garantice la permanencia de Cataluña “dentro de España y de una Unión Europea fuerte”.

“Les pido que se mantengan unidos, no en contra de la tendencia europea”, sostuvo Reding, antes de insistir en que es “la única solución y, el resto, una pérdida de tiempo y de energía”.

Tras asegurar en que no le cabe duda de que los catalanes son “europeos sólidos”, la vicepresidenta de la Comisión dejó claro que la Unión Europea “solo trata con sus Estados miembros”, por lo que si hay una división en el interior de uno de ellos, ese nuevo Estado debería solicitar de nuevo su entrada a la comunidad europea. “Y esto no es nuevo, es muy antiguo”, subrayó. También insistió en que una ruputra entre Cataluña y España “no sería beneficiosa para nadie” y que la situación ideal sería “un nuevo acuerdo” entre España y las regiones o nacionalidades que forman parte de ella.

Con este mensaje, la comisaria dio alas tanto a las posiciones del Gobierno como a la Generalitat. El hecho de dejar claro que el objetivo de cualquier diálogo debe ser mantener la unidad de España apoya claramente las tesis del Gobierno central. Sin embargo, para la Generalitat resulta importante el hecho de que Reading recalcara que debe existir diálogo y que el objetivo de este debe ser conseguir un “acuerdo justo”.

El posicionamiento de Reading era muy esperado en la Generalitat, especialmente después de que el año pasado la comisaria tuviera que rectificar por carta unas declaraciones realizadas al Diario de Sevilla, en las que rechazaba que una Cataluña independiente tuviera que salir forzosamente de la Unión Europea. Ayer evitó pisar ese terreno resbaladizo en todo momento y dejó claro tanto su “admiración” por la cultura catalana y española como su convencimiento de que el debate soberanista es una “cuestión interna” de España.

Más información