Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La familia del exalcalde de Manises pretende apartar al juez de Emarsa

El magistrado bloquea 12,4 millones de las cuentas de los padres y el hermano

Enrique Crespo, en la rueda de prensa en la que anunció su dimisión por la imputación en el 'caso Emarsa', en febrero de 2012.
Enrique Crespo, en la rueda de prensa en la que anunció su dimisión por la imputación en el 'caso Emarsa', en febrero de 2012.

A Carlos Crespo, hermano del exalcalde del PP de Manises y expresidente de Emarsa, Enrique Crespo, no le ha gustado la última decisión del juez que investiga el saqueo de la principal depuradora de Valencia: el bloqueo de 12,4 millones de sus cuentas bancarias y la de sus padres. Este viernes dio el primer paso para intentar apartar al magistrado Vicente Ríos de la instrucción de la parte del caso Emarsa en la que ha tomado la decisión de bloquear el dinero. Las partes se pronunciarán en tres días sobre la petición de Crespo de recusar al juez, un procedimiento que podría paralizar durante semanas la investigación de la pieza separada que indaga si el exalcalde de Manises utilizó a su familia para ocultar el dinero del segundo premio de la lotería de Navidad de 2011. La decisión sobre la recusación la puede resolver el propio juez, o remitirla a la Audiencia de Valencia.

Para entender esta alambicada historia hay que remontarse al 22 de diciembre de 2011. El segundo premio de la lotería de Navidad descargó una lluvia millonaria en Manises, donde uno de los principales imputados en el expolio de Emarsa, Enrique Crespo, se encargaba de la gestión de la lotería del PP. Crespo adquirió 275 décimos del número agraciado con el segundo premio, el 53.404. Y se quedó supuestamente 100 (12,5 millones), y no uno como le aseguró al juez.

El magistrado sospecha que los familiares cobraron lotería de Crespo

El magistrado sospecha que una parte de los 22,7 millones que cobraron sus padres y su hermano en los días y semanas siguientes pertenecían en realidad al político. La maniobra habría tenido por objeto eludir la posible responsabilidad civil del expresidente de Emarsa, uno de los principales cabecillas del saqueo de la depuradora de Valencia. Tres meses después del aterrizaje del premio en Manises, el juez fijó al exalcalde y al exgerente de la depuradora, Esteban Cuesta, una fianza solidaria y conjunta de 25 millones de euros.

Bajo esta secuencia lógica, el magistrado ordena el bloqueo de 12,4 millones de euros de las cuentas de los padres y el hermano de Crespo. El dinero permanecerá retenido hasta que se despeje una incógnita: ¿Utilizó el exregidor del PP a sus familiares para ocultar la lluvia millonaria? El juez cree que sí. Y por eso congela sus cuentas bancarias y otros productos financieros como fondos de inversión y planes de pensiones.

Los tres miembros de la familia y el propio Crespo ya fueron imputados en noviembre de 2012 por un supuesto delito de alzamiento de bienes a raíz de las primeras pesquisas del magistrado sobre el asunto en la pieza separada. En declaraciones a periodistas, Crespo afirmó tener “bastantes” décimos. Luego se corrigió a sí mismo al asegurar que solo tenía uno (125.000 euros). Su abogado remató que la alegría de su cliente, que llegó a dar saltos, respondía al reparto de la suerte entre seres queridos y no a la acumulación de décimos.

El interventor de Manises dijo que el imputado llevaba 10 series premiadas

¿Cómo infiere el juez que Enrique Crespo llevaba 100 décimos premiados y no uno? Por una declaración por sorpresa del interventor de Manises, Francisco Javier Biosca, que declaró que el exalcalde admitió en la Junta del Gobierno Local del 23 de diciembre de 2011 que portaba 10 series del número 53.404. La revelación fue adelantada ayer por Levante-EMV, que recogía que la familia Crespo preparaba una denuncia contra el interventor por su testimonio, lo que motivó un escrito al juez de una de las partes en el sentido de que esta circunstancia podría condicionar las declaraciones de próximos testigos. Si alguno admite que Enrique Crespo portaba 100 décimos podría verse denunciado.

El juez presenta en su último auto a Crespo como un “aficionado a la lotería” que jugaba 10 diez décimos semanales. Y sospecha que el hombre que también fue vicepresidente de la Diputación de Valencia recurrió a su familia para cobrar el premio. La investigación ha revelado movimientos espaciados para ingresar el dinero en bancos donde la familia carecía de cuenta. El magistrado advierte de que los padres y el hermano de Crespo, presuntos artífices de difuminar el rastro millonario de la fortuna ante la justicia, han realizado trasferencias hasta las últimas semanas, hasta el punto de que “es imposible” conocer dónde está ese dinero.