elecciones en la CEIM

Arturo Fernández se presenta a la reelección en la patronal madrileña

El presidente de la CEIM señala su "fuerza e ilusión" al pedir votos para las elecciones de marzo El mandatario apuesta por mantener en su directiva a la mujer del presidente regional Asegura que estar imputado en el 'caso Bankia' no le impide concurrir a los comicios

El vicepresidente CEIM, Arturo Fernández, este martes.
El vicepresidente CEIM, Arturo Fernández, este martes.EFE

Arturo Fernández, presidente desde 2007 de la Confederación Empresarial de Madrid (CEIM), que agrupa a cerca de 1.300 empresarios, ha desvelado esta mañana su intención de presentarse a la reelección el próximo 24 de marzo en los que serán los primeros comicios en los 36 años de historia de la patronal madrileña con dos candidatos. Hilario Alfaro, presidente de la Confederación de Comercio de Madrid, había anunciado ya su candidatura hace meses para remediar la “falta de transparencia y falta de independencia respecto a la Administración” que sufre, a su juicio, CEIM.

"Me presento para culminar el proceso de cambio iniciado hace cuatro años", ha señalado Fernández hoy, tras pedir el voto a los empresarios madrileños. "Tengo fuerza e ilusión para hacerlo; habremos cometido muchas equivocaciones, fruto de la acción, pero siempre hemos rectificado a tiempo", ha añadido. El empresario ha asegurado que, gracias al "plan Renove puesto en marcha hace dos años", se han superado "las divisiones de los últimos años", CEIM "es más transparente y abierta que nunca", es autosuficiente financieramente, y "su voz se escucha con más fuerza" en la Administración.

Alfaro había llamado la atención en sus intervenciones en prensa sobre tres supuestos flancos débiles de Fernández: su longevidad en el cargo (Alfaro se ha comprometido a limitar su mandato a un máximo de ocho años, y a hacerlo incompatible con la presidencia de la Cámara de Comercio, que también ostenta su rival); su imputación en el 'caso Bankia' (como representante de la patronal en el consejo de Caja Madrid); y su supuesta dependencia del poder político (Fernández tiene como 'número dos' a Lourdes Cavero, esposa del presidente de la Comunidad de Madrid, Ignacio González).

Fernández ha replicado hoy que ser a la vez presidente de la Camara y de CEIM "es bueno en una comunidad uniprovincial, porque se abaratan costes y evitan duplicidades". "Tener un mismo presidente es una buena cosa", ha zanjado. Sobre su imputación judicial, ha señalado que, según los estatutos de CEIM, eso no le impide ser candidato a la reelección. "Yo en Bankia estaba representando y defendiendo a los empresarios madrileños", se ha defendido.

Fernández creó hace dos años el cargo de adjunto a la presidencia para situar como su 'número dos' a Cavero. Cuando fue nombrada, en septiembre de 2011, se comunicó a la Junta Directiva que su salario sería de 78.000 euros, pero Fernández admite que ronda los 90.000 o 95.000 euros. Cavero formaba parte de la CEIM antes de su nombramiento de adjunta a la presidencia como representante de Asociación Española de la Industria Eléctrica, que abandonó en 2011 tras un expediente de regulación de empleo; tras 26 años de trabajo, recibió 700.000 euros de indemnización. Poco después, fue fichada por Fernández. "Cavero es una vicepresidenta magnífica y muy competente; es una colaboradora especialmente efectiva y podrá seguir o no según ella decida, yo estaré encantado con que siga colaborando", ha señalado hoy Fernández.

"Veo difícil que gane Alfaro"

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete

Sobre su rival en las elecciones del próximo 24 de marzo, Fernández ha señalado: "Alfaro es un empresario magnífico, amigo mío, y un magnífico candidato, como pueden ser otros que se quieran presentar, porque puede haber más. Pero veo difícil que gane. Esta campaña está siendo un poco dura, no habría que que hablar de temas personales, estamos entre caballeros, y debe haber elegancia". Fernández ha dicho no tener interés en celebrar un debate electoral con Alfaro.

Fernández ha apuntado además que su vicepresidente primero será Juan Pablo Lázaro, pero ha negado que su intención sea ganar las elecciones para luego dejar CEIM en sus manos y usarlo como hombre de paja, tal y como se ha insinuado en círculos empresariales.

Sobre los planes de la Cámara de Comercio para hacerse con el control de Ifema, ha negado que su intención sea criticar la gestión de la institución sino "estar más presentes" en la institución ferial. "Todavía no nos han contestado", ha añadido en referencia al Ayuntamiento y la Comunidad de Madrid, que ostentan, como la Cámara de Comercio, un 31% del capital de Ifema cada una. El 7% restante es de la Fundación Especial Caja Madrid. El Ayuntamiento ha rechazado desprenderse de sus acciones, que considera "estratégicas", mientras que la Comunidad ha dicho que ve "muy positiva" la iniciativa.

Sobre la presunta trama de cursos falsos dirigida por el empresario José Luis Aneri, en la que se ha visto salpicado un miembro de la directiva de CEIM, Alfonso Tezanos, el presidente de la patronal madrileña ha reconocido la necesidad de cambiar el modelo de formación empresarial, y ha añadido: "Tezanos es un miembro muy digno de la CEIM, y serán las actuaciones judiciales las que digan si tiene algo ver con Aneri".

Próximos al poder

"Inteligencia natural, simpatía desbordante y honestidad". Con estas cualidades ha presentado a Fernández esta mañana Juan Rossell, presidente de la patronal española (de cuya dirección forma parte también el empresario madrileño). Rosell ha defendido la necesidad de hacer reformas, pero "una evolución y no una revolución"; y de mantenerse "próximos a los partidos en el Gobierno, que son los que pueden hacer reformas". Entre el público, Ignacio Gonzalez; la presidenta del PP madrileño, Esperanza Aguirre; el presidente del Congreso, Jesús Posada; la delegada del Gobierno, Cristina Cifuentes; alcaldes (faltaba la regidora de la capital, Ana Botella), cargos del Partido Socialista, empresarios, exministros, militares, sindicalistas, etcétera.

Fernández (Madrid, 1945) dirige un grupo hostelero con más de 2.000 empleados y 112 establecimientos (cafeterías, colegios, gasolineras, etcétera), fundada por su abuelo hace 116 años. "He pasado por etapas buenas, mejores, peores, malas y la del año pasado", ha señalado sobre los recientes problemas de su empresa, que da por finiquitados.

Esta mañana ha defendido las reformas llevadas a cabo desde 2012 por el Gobierno (PP), que, en su opinión, han permitido que este año se empiecen a notar "síntomas de recuperación". Eso sí, ha supeditado esta mejora a que el Gobierno "relaje su estricta política fiscal", es decir, a que aprueba "una reducción generalizada de impuestos". También ha pedido cambios en la legislación laboral.

Sobre Madrid en concreto, Fernández ha alabado que sea "la primera región en salir de la recesión", lo que "se ha visto favorecido" por las políticas del PP "de reducción de gasto público y de impuestos". "Pero aunque la situación de partida es mucho mejor, queda mucho camino por recorrer", ha añadido, apostando por el diálogo social de empresarios, sindicatos y Administración. Fernández ha alabado también "los positivos resultados de la gestión económica" de Botella, y ha apreciado sus intenciones de bajar los impuestos.

La presidenta del PP de Madrid, Esperanza Aguirre, no ha querido pronunciarse por las elecciones que celebrará la patronal madrileña. "Yo no soy empresaria, una no debe opinar de las elecciones en las instituciones en las que no se está representada", ha afirmado. Pese al silencio de Aguirre, Fernández es de la cuerda de la exmandataria de la Comunidad. Hasta el punto de que se le conozca como el noveno consejero en los círculos de poder madrileños, informa José Marcos.

Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS