Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Euskadi no cambiará los libros ni su planificación pese a la LOMCE

Si se aplicara el calendario fijado en la ley, afectaría a 60.000 estudiantes vascos desde septiembre

La consejera de Educación, Cristina Uriarte (derecha), junto a la viceconsejera Arantza Aurrekoetxea, en la presentación de la campaña de prematrícula.
La consejera de Educación, Cristina Uriarte (derecha), junto a la viceconsejera Arantza Aurrekoetxea, en la presentación de la campaña de prematrícula.

La aplicación gradual de la Ley Orgánica para la Mejora de la Calidad Educativa (LOMCE) afectaría a en torno a 60.000 estudiantes en el curso 2014-2015 en caso de aplicarse en Euskadi tal y como está establecido el calendario. El dato corresponde a los estudiantes que el próximo curso entrarán en primero, tercero y quinto de Educación Primaria. La ley también prevé que se ponga en marcha la FP básica en septiembre. La consejera de Educación, Cristina Uriarte, ha presentado a primera hora de este martes en la sede del Gobierno en Vitoria la campaña de prematrícula para Infantil, Primaria y Secundaria, que se prolongará del 3 al 14 de febrero y podrá hacerse por primera vez al completo a través de internet –en el último curso se podía hacer solo parcialmente-.

Uriarte ha señalado que es “imposible” adaptar los recursos humanos, las aulas y los materiales escolares a tiempo para el mes de septiembre y ha recordado que, aunque la LOMCE está aprobada, no lo están los reales decretos que la desarrollan y establecen el currículum. Una vez estén aprobados estos –aún en fase de borrador-, las comunidades autónomas deberán realizar sus propios decretos para adaptar la normativa estatal a la autonómica. “Si el ministro quiere aprobar en marzo o abril los reales decretos, no podemos en menos de dos meses dar la vuelta a todo el sistema”, ha resumido Uriarte, que ha recordado que para configurar decretos “como se debe”, el proceso dura en torno a nueve meses.

La viceconsejera de Educación, Arantza Aurrekoetxea, ha recordado que la preparación del curso siguiente arranca en diciembre del año anterior y ha señalado, sobre la reunión con el Ministerio de Educación mantenida ayer -mañana se encontrarán los consejeros y el ministro-, que no se han resuelto sus dudas sobre el desarrollo de la ley, lo que genera una situación "preocupante" y una falta de respuesta a las demandas de muchas comunidades, porque en sus críticas al Gobierno central "había implícita una petición de más tiempo" que, al menos por el momento, no se ha concedido. Euskadi ya ha anunciado que recurrirá la ley por invasión competencial, pero su consejera de Educación también ha advertido en varias ocasiones que el recurso no suspende la vigencia de la normativa y que habrá que aplicarla.

Este alambicado panorama lleva a una conclusión del Departamento de Educación: “si no tenemos decretos básicos [que desarrollen la LOMCE], tenemos que seguir con lo actual”. Es con el supuesto con el que el Gobierno vasco trabajará en la preparación del nuevo curso, al mismo tiempo que sigue en el proceso de aprobar el nuevo currículum dentro del plan Heziberri 2020. “Seguimos con los mismos libros”, ha concretado la consejera, porque “los borradores de reales decretos no son definitivos y no podemos cambiar los libros con esa base”.

La previsión de al consejería es que se mantenga el ligero incremento de matrículas en la red pública, que en los últimos cursos ha superado mínimamente a la concertada, y la consejera ha subrayado el "derecho a decidir" de las familias sobre el modelo lingüístico de sus hijos. "Nosotros estamos obligados a ofertar todo", ha indicado, para despues recordar que los datos del curso actual reflejan un aumento del modelo D, algo que va en función de la "evolución de la sociedad, no es que vayamos forzando".

Reacciones "histéricas" ante el benceno

A. E.

La consejera de Educación, Cristina Uriarte, ha señalado hoy, preguntada por el problema detectado en una escuela de Sodupe (Bizkaia), en la que el fuerte olor causado por el benceno ha generado desde diciembre dolores de cabeza a los estudiantes, que "tampoco hay que caer en cosas un poco histéricas". Se refería así a la decisión de varias familias de no llevar a sus hijos al centro escolar hasta que se resuelva el problema.

Uriarte ha explicado quese están tomando todas las "medidas posibles", como el sellado de la caldera de la que provienen las emanaciones, pero ha matizado que las mediciones realizadas ayer señalan que están "al límite de la detección de los aparatos" y "por debajo de lo estipulado". 

La máxima responsable educativa ha recalcado que los dolores de cabeza que sufren los menores son "cosas pasajeras" con "momentos de malestar".