Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

La PAC aviva el enfrentamiento entre la Junta y el Gobierno central

Andalucía es la principal perdedora en el reparto interno de fondos agrícolas

La consejera Elena Víboras, este martes tras el Consejo de Gobierno. Ampliar foto
La consejera Elena Víboras, este martes tras el Consejo de Gobierno.

El reparto de las ayudas agrícolas de la Política Agraria Común (PAC) se ha convertido en un nuevo frente de confrontación entre la Junta de Andalucía, que se ve claramente discriminada, y el Ministerio de Agricultura, que cree que ahora se ha corregido una distribución que no era objetiva y que primaba a Andalucía. Las claves para entender el enfrentamiento son las siguientes:

» ¿Cuánto dinero ha venido recibiendo Andalucía de la PAC?

En el último marco 2007-2013, Andalucía, que concentra una cuarta parte del PIB agrario del país, ha recibido unos 2.000 millones anuales, 1.685 de ellos en ayudas directas (30,5% del total nacional) a 272.000 agricultores y ganaderos y el resto para el Programa de Desarrollo Rural. La ayuda media por beneficiario es de 5.564 euros (5.328 en España) y el importe medio del derecho es de 439 euros (285 en España).

» ¿Cuál es el recorte que se plantea ahora?

El cálculo de la Junta es que Andalucía perderá al menos 418 millones en el periodo 2014-2020, de los que 258 se detraerán en desarrollo rural y 160 en ayudas directas. UPA y COAG elevan las pérdidas hasta los 550 millones. El ministerio admite el recorte en desarrollo rural, pero no así el de los pagos directos a los agricultores que, dice, no se conocerán hasta que no se determine el nuevo mapa de comarcas agrarias.

» ¿Por qué se rebajan las ayudas directas?

La merma se debe fundamentalmente a la exclusión de las ayudas asociadas (aquellas que priman la producción en explotaciones con especiales dificultades y en riesgo de abandono) de cultivos clave en el campo andaluz, como el olivar en pendiente (más de 400.000 hectáreas, 76% del total nacional) o el trigo duro (220.000 hectáreas, 60% de España), mientras que se ofrece un nivel de apoyo muy bajo al sector caprino y a los frutos de cáscara de secano. Estas ayudas asociadas se financiarán con una aportación del 12% del sobre nacional para pagos acoplados (vinculados a la producción), una cantidad que se detraerá entre los productores. El déficit entre lo que Andalucía aportará a este sobre y lo que recibirán los cultivos incentivados (entre los que sí están el arroz, la remolacha, el tomate para industria o el vacuno) arroja los 160 millones estimados por la Junta.

» ¿Y los fondos para desarrollo rural?

Andalucía recibirá en el próximo marco un 10% menos en desarrollo rural, el 23,7% de los fondos Feader que llegan a España frente al 26,5% de ahora. Junto a otras cinco comunidades, Andalucía deja de ser en este periodo región objetivo 1 (solo se mantiene como tal Extremadura). Sin embargo, la comunidad andaluza es la única de las 17 que verá reducidas estas ayudas, ya que las demás regiones mantienen o incluso experimentan un incremento en este apartado. Destacan los aumentos de Castilla y León (120 millones más), Cataluña (35) o Valencia (28). Pero el PP apremia a la Junta a invertir unos 1.900 millones del anterior marco y que, a su juicio, están aún sin ejecutar.

» ¿Cómo justifica el ministerio este recorte?

El ministro de Agricultura, Miguel Arias Cañete, considera que un “reparto objetivo” de los fondos de Desarrollo Rural le habría causado a Andalucía un descenso de 409 millones, aunque al aplicar un estabilizador de pérdidas la reducción se quedará en 211 millones. A su juicio, en el anterior periodo España perdió 956 millones, por lo que todas las comunidades deberían haber visto aminorados sus ingresos; sin embargo, Andalucía, Castilla-La Mancha y Extremadura “incrementaron sustancialmente sus recursos”, algo que ahora se corrige en el caso andaluz. Según Cañete, la intención de ese ajuste es que nadie ganara más del 10% ni nadie perdiera más del 10%, aunque al menos seis comunidades (Baleares, Cantabria, La Rioja, Valencia, Castilla-León y Cataluña) incrementarán las ayudas por encima de ese porcentaje.

» ¿Por qué hay tanta disparidad en las cifras?

El ministerio y el PP no niegan que Andalucía haya perdido fondos, dicen que el impacto hubiera sido mucho mayor de haber prosperado la tasa plana que se barajó al inicio de las negociaciones de la PAC. En concreto, estiman que se podrían haber perdido 1.336 millones solo en ayudas directas, con el olivar como el cultivo más perjudicado. Pero esa opción (de la que se desmarcó el anterior Gobierno socialista) ya hace tiempo que se desechó en Bruselas.

» ¿Cuál es el margen para corregir estas cifras?

El Ministerio de Agricultura ya ha dado por cerrado el reparto interno de los fondos de la PAC. Tan solo se ha comprometido a revisar, antes de julio de 2016, la asignación de los cultivos con ayudas asociadas (y estudiar la posible inclusión del olivar de montaña, el trigo duro o la uva pasa), así como el impacto en el sector ganadero de la desaparición de la cuota láctea.

» ¿Qué va a hacer la Junta?

En las ayudas directas el margen de maniobra es nulo, pero en desarrollo rural la Junta se ha comprometido a compensar el recorte con 47 millones anuales. Y es que el programa de Desarrollo Rural se financiaba un 75% desde Europa y el 25% restante se cofinanciaba entre Gobierno (40%) y Junta (60%), pero ahora los porcentajes del Ejecutivo central y las comunidades han variado, hasta un 70-30%. En total, la aportación de la Junta en el nuevo marco será de 444 millones.

Protesta por un reparto “arbitrario”

La presidenta de la Junta de Andalucía, Susana Díaz, va a trasladar este miércoles en Bruselas una “protesta política” al presidente de la Comisión Europea, José Manuel Durao Barroso, y al comisario de Política Regional, Johannes Hahn, por el reparto “arbitrario” de las ayudas agrícolas de la PAC en Andalucía.

La consejera de Agricultura, Elena Víboras, fue incluso más allá en su comparecencia posterior al Consejo de Gobierno de la Junta al indicar que la distribución de fondos se ha hecho “con criterios claramente políticos” por parte del ministro de Agricultura, Miguel Arias Cañete. “Se ha aplicado el criterio Cañete basado en dar y quitar a quien el ministro quiere”, indicó la consejera, que presentó un informe sobre el impacto de la reforma de la PAC en la comunidad. El vicepresidente de la Junta, Diego Valderas, alertó de que los 418 millones de euros que “se le roba” a Andalucía de la PAC “son seis millones de peonadas y 230.000 contratos de empleo a lo largo del año agrario”, lo que le llevó a concluir que se trata de un “ataque a Andalucía”.

El PSOE andaluz ha anunciado una campaña junto a las organizaciones agrarias para reivindicar un trato “justo e igualitario” en el reparto de la PAC. En Jaén, IU llamó a la movilización ciudadana al ser la provincia que más perderá (27 millones anuales, según el Consejo Provincial del Aceite). Mientras que la delegada del Gobierno en Andalucía, Carmen Crespo, censuró la “ceremonia de confusión y confrontación del Gobierno andaluz” y destacó que los agricultores y ganaderos andaluces “tienen motivos para estar satisfechos, ya que en los próximos años vendrán a Andalucía más de 11.500 millones de euros de la PAC”.