Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El Sergas salva a Povisa del recorte de especialidades en Vigo

El hospital privado se mantendrá como centro de referencia en cuatro especialidades, lo que le permite aumentar la factura con pacientes de otras zonas

En la reorganización de áreas de referencia sanitarias que tanto revuelo ha provocado en Vigo hay una excepción: Povisa. El hospital privado, que recibe casi 75 millones de euros anuales por hacerse cargo de la población que los centros públicos no pueden atender, mantiene intactas sus especialidades y no experimenta cambios significativos en la población asignada. El nuevo concierto que el policlínico del Grupo Nosa Terra 2000 ha pactado con el Sergas le permite además facturar aparte esos servicios.

El Sergas no ha dado a conocer el convenio que garantizará a Povisa una facturación de la Xunta de unos 75 millones de euros anuales durante los próximos 10 años, ya acordado aunque pendiente de firma. Pero sí ha trascendido que ese documento le permitirá incrementar la facturación del hospital a la Administración autonómica con los servicios que preste a población de otras áreas sanitarias como centro de referencia. Y seguirá siendo referencia en cuatro: quemados y las cirugías de la mano, maxilofacial y del nervio periférico.

Según representantes del colectivo médico, solo la cirugía maxilofacial perderá la asignación de la población de Pontevedra y O Salnés, que deberá ser atendida en Santiago. Es lo mismo que ocurre con las especialidades asignadas al Complejo Universitario Hospitalario de Vigo (Chuvi), como cirugía torácica, plástica, pediátrica, cardíaca, hemodinámica o reproducción asistida, entre otras, que pierden un área de 300.000 habitantes de referencia. Según esas mismas fuentes, Povisa retendrá la misma población para quemados y cirugía de la mano y maxilofacial.

El Sergas solo reconoce el mantenimiento de la especialidad de quemados, una de las más interesantes desde el punto de vista médico. El director general de Asistencia Sanitaria del Sergas, Félix Rubial, lo atribuye a la inexistencia en Santiago de una unidad que pueda hacerse cargo de esa especialidad. Y asegura que la instrucción por la que se reorganizan las áreas de referencia "es tajante: todas las patologías que se puedan atender en Santiago y que antes se derivaban a cualquier centro público o privado van ahí".

La Asociación Galega en Defensa da Sanidade Pública considera en todo caso que a Povisa se le deja al margen de la "descapitalización" del Chuvi, una situación que atribuye a dos causas principales: "presiones" políticas de las otras dos grandes áreas de referencia, Santiago y A Coruña, y un anticipo de los "recortes" a los que, denuncian, se está sometiendo al nuevo hospital de Vigo. "Para reducir los costes de las concesionarias del hospital y para mantener el negocio en Povisa se está convirtiendo la nueva infraestructura de Vigo en un hospital de segunda división", denuncia Manuel Martín, portavoz de la asociación.

El mantenimiento de las especialidades de referencia no solo es importante para Povisa desde el punto de vista del prestigio del hospital, sino también económicamente. Según las tarifas del Sergas en vigor, por cada paciente de la unidad de quemados que el centro privado atienda -siempre que no sea de su población asignada, de 140.000 pacientes--, facturará a la Administración autonómica 543 por paciente y día en planta y 979 si ingresa en la UCI.

Este "trato de favor" a Povisa ha incrementado el malestar en el colectivo médico del Chuvi, que tras la reordenación emprendida por el Sergas se queda con solo tres especialidades en exclusiva para Galicia, frente a las 13 de A Coruña y a las 10 de Santiago. El carácter transitorio que alega el Sergas a esta reorganización ha sido acogido con escepticismo entre los profesionales, a los que ha extrañado que se emprenda una reforma de estas dimensiones precisamente cuando, al menos oficialmente, la construcción del nuevo hospital de Vigo enfila su recta final.

 

El extraño caso de Vilagarcía

El nuevo reparto de las especialidades de referencia ha provocado indignación no solo en los facultativos de Vigo. También los pacientes de Pontevedra y O Salnés salen perjudicados por la reorganización emprendida por el Sergas, ya que deberán realizar desplazamientos más largos para ser atendidos en especialidades que hasta ahora se cubrían en Vigo.

Manuel Martín añade a ese problema la "desorganización" que supone para los pacientes, especialmente para los de O Salnés. Y lo ilustra con el ejemplo de cualquier paciente de Vilagarcía. "Tendrá el propio Hospital de O Salnés para medicina intrerna, Pontevedra para consultas de neurología, Montecelo para urología, Galaria para radioterapia, Povisa para maxilofacial o quemados, Santiago para cirugía pediátrica y así hasta 10 centros distintos".

El descontento en el área sanitaria de Vigo se ha incrementado tras conocerse los datos de las listas de espera de 2012, el pasado viernes. El Complejo Hospitalario de Vigo y Povisa, con 96,5 y 179,7 días, respectivamente, son los únicos hospitales que superan el tiempo de espera media de Galicia para una operación (84,2). De los 36.562 pacientes que estaban en lista de espera para operarse el 31 de diciembre pasado, 5.335 pertenecen a Vigo y 7.039 a Povisa.