Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Federalistes d’Esquerra pide una consulta tras reformar la Constitución

El colectivo lamenta el “radicalismo” de los nacionalistas catalanes y el “inmovilismo” de Rajoy

El federalismo catalán se mueve para fijar su posición en un momento donde el debate, presidido por la consulta sobre la independencia promovida por el Gobierno de Artur Mas, se ha polarizado. El colectivo Federalistes d'Esquerres, creado a finales de 2013 y presidido por el filósofo Manuel Cruz, reclama una consulta que sirva para ratificar una reforma federal de la Constitución. Esta es la posición que toma el movimiento ante los intentos de los partidos soberanistas catalanes de lograr acomodo del referéndum independentista en el Congreso.

"La consulta que necesita la ciudadanía es aquella que sirva para ratificar una reforma constitucional que, entre otras cosas, estructure España como un Estado federal y reconozca la libre voluntad de sus pueblos de formar parte de ella", apunta el texto hecho público este jueves. Solo en caso de una masiva respuesta catalana en contra de la reforma constitucional "sería necesario abrir excepcionalmente un proceso de consulta para una posible secesión".

El movimiento ve con preocupación el proceso soberanista por la "radicalidad" del nacionalismo catalán y el "inmovilismo" del Gobierno español. En este sentido, denuncia la votación que habrá el próximo día 16 en el Parlament, cuando se formalizará la petición al Congreso para que ceda las competencias para convocar referéndums. "Una huida hacia adelante", según Federalistes d'Esquerres, que se muestra contrario a la consulta tal como está planteada. "Cualquier ruptura unilateral de la legalidad es tan indeseable como políticamente censurable", apuntan, antes de lamentar que el proceso soberanista está generando "confrontación, ruptura social, y una degradación de la imagen de Cataluña y España en el entorno internacional, y especialmente el europeo". El grado elevado de "crispación política", sentencian, amenaza la "concordia" constitucional.

La solución que piden para esta situación es una reforma de la Constitución del 78 que avance en el federalismo y regenere la democracia. Para recabar apoyos, Federalistes d'Esquerres hace un llamamiento a los partidos de izquierdas, especialmente los que apoyan la consulta. "Reflexionen sobre la conveniencia de apoyar unas reivindicaciones que la única cosa que lograrán es agravar la confrontación". Pese a que algunos de sus miembros son integrantes de formaciones políticas de izquierdas (como el PSC e ICV) el movimiento evita, por ahora, los contactos políticos formales.

Más información