Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

“Nos quedan varios años de crisis para recuperar el empleo perdido”

"La independencia no es buena para la economía", opina el dirigente de la patronal

Miguel Ángel Lujua, en su despacho en la sede de Confebask en Bilbao.
Miguel Ángel Lujua, en su despacho en la sede de Confebask en Bilbao.

En julio próximo, Miguel Ángel Lujua (Sestao, 1952) cumplirá tres años al frente de la patronal Confebask, un tiempo en el que ha visto a las empresas vascas alcanzadas cada vez más por la crisis y en el que ahora empieza a atisbar cierta recuperación.

Pregunta. ¿Se vislumbran brotes verdes para 2014?

Respuesta. Han pasado un 2012 y un 2013 muy difíciles y pensamos que el segundo semestre de 2014 será un poco mejor que el primero y, desde luego, mejor que 2013 en su conjunto.

P. ¿La ciudadanía lo notará?

R. Vamos a ver una recuperación del PIB. Quizá no se va a poder dar una recuperación del empleo en igual medida, vendrá un poco más tarde. Y anunciamos 5.000 puestos de trabajo más que en diciembre de 2013. Algo notarán los ciudadanos.

P. Pero la crisis seguirá.

R. La crisis va a seguir durante un tiempo largo, porque con crecimientos del 1% no hay una recuperación del empleo de una forma nítida. Tenemos que calcular que nos quedan tres, cuatro, cinco años de una crisis para recuperar el empleo que perdimos en 2007.

P. ¿Las empresas tienen que pagar menos impuestos?

R. Deberían pagar menos impuestos, y no solo el de Sociedades, sino también los costes de la Seguridad Social, los más altos de Europa, junto con los de Francia.

P. La presión fiscal es superior sobre las rentas del trabajo.

R. Sí, pero ojalá las rentas del capital fuesen mayores, porque la economía iría bien.

P. La recaudación real por el Impuesto de Sociedades está debajo de la nominal.

R. Hay deducciones. Ahora los acuerdos sobre fiscalidad están contemplando eliminación de deducciones, pero, a pesar de eso, nuestra fiscalidad es superior también a la media europea. La situación de la fiscalidad está agravando la competitividad y, por tanto, la creación de empleo y la actividad económica.

ELA no colabora ante la grave dificultad económica que tiene este país”

P. ¿La última reforma fiscal pactada por PNV, PSE y PP va a perjudicar a las empresas?

R. Nos parece un acuerdo positivo, porque este país está a falta de acuerdos. Dicho esto, no es la reforma fiscal que hubiésemos preferido, porque nuestra fiscalidad es la más alta de Europa. Así no vamos a competir.

P. ¿A qué atribuye que los empresarios hayan perdido respaldo social?

R. Cuando hay crisis y mucha generación de desempleo es natural que las personas que se quedan en paro echen la culpa al empresario. El empresario no es culpable de que hayan cerrado 7.000 empresas, que hayan desaparecido 18.000 autónomos y que el Índice de Producción Industrial se sitúe en el 70%.

P. Piden más apoyo social al empresario.

R. Claro. Si quitamos ilusión a la gente que crea empleo, las listas de desempleo no van a bajar. El empresario crea el 70% del empleo y, por tanto, tenemos que proteger su imagen y de los emprendedores que inician su actividad.

P. ¿En qué medidas piensa?

R. Básicamente, la fiscalidad.

P. Cuando defienden un cambio en la filosofía de las relaciones laborales ¿piden que tuvieran menos peso los sindicatos?

R. No. Lo que planteamos es que haya sindicatos como los alemanes, que entienden los problemas de la economía real. Y, ante problemas claros y concretos de falta de inversión y falta de competitividad, algunos sindicatos ponen en juego unas políticas que hacen que la empresa funcione mejor y otros se encargan de poner palos en las ruedas.

P. ¿Como ELA?

R. Por ejemplo.

P. ¿ELA supone una rémora para la economía vasca?

R. En estos momentos, ELA es un sindicato que no colabora ante una grave dificultad económica que tiene este país.

La situación fiscal está agravando la competitividad y la actividad económica”

P. Se han quejado de forma repetida de la actuación de los tribunales con la reforma laboral.

R. También en este caso se nos pone de cara a la sociedad como culpables de todo. Los jueces crean poco empleo. Los empresarios crean empleo y nos hemos visto sorprendidos por algunas matizaciones de la judicatura, que espero que se clarifiquen con las modificaciones previstas en la reforma laboral.

P. Cuando los empresarios hablan de mayor flexibilidad laboral, parece que siempre están pensando en el despido más fácil.

R. Los vascos, no. Somos los que menos personas han puesto en el desempleo por extinción de contrato. No vamos por ahí

P. ¿Qué perspectivas manejan para la negociación colectiva del año próximo?

R. No son buenas, porque si tenemos, como decimos siempre, al sindicato mayoritario que no quiere abordar los problemas de la realidad económica y no se quiere sentar a las mesas, la situación es difícil.

P. ¿Las medidas que ha puesto en marcha el Gobierno vasco están favoreciendo a las empresas?

R. Sí, pero con las limitaciones de un presupuesto tremendamente trabado por los compromisos de apoyo a las personas que no tienen empleo y por los pagos de intereses y deudas anteriores. Los Gobiernos hacen lo que pueden con la recaudación que en principio prevén que van a tener.

P. ¿Ha restablecido sus relaciones con el Gobierno de Urkullu?

R. Nunca las he perdido.

P. Han pasado por momentos mejores que en los últimos meses.

R. En el último mes, me he reunido dos veces con el lehendakari. Y siempre que le he pedido una reunión me ha atendido muy cordialmente. Cada uno tenemos nuestras limitaciones. El lehendakari nos pidió en su día firmar convenios colectivos y no pudimos porque una parte no quería firmarlos. Nosotros le pedimos más apoyo económico y el lehendakari dice: "¿Y de dónde quito?" No es que tengamos desencuentros. Yo me encuentro muy cómodo con el lehendakari y la conversación con él es muy próxima y muy directa.

P. ¿Sobran empresas públicas todavía?

R. El sector público tiene que hacer un ajuste igual al del sector privado. El ajuste en las cuentas públicas también es necesario.

P. O sea, sobran empresas públicas.

R. El tamaño del sector público se tiene que redimensionar a una situación de crisis como la que estamos viviendo.

No tenemos desencuentros

con el Gobierno”

P. ¿Euskadi resulta atractiva para invertir?

R. Euskadi tiene conocimientos y cualificación social adecuada. Lo que no tiene en este momento es un clima sindical propicio para que alguien de fuera venga aquí. El que viene aquí puede escoger lugares muy próximos a los nuestros con diferente conflictividad.

P. ¿Las empresas vascas están preparadas para esa competición en mercados cada vez más globales?

R. Son las más preparadas de todas, porque son las que más han salido al exterior y han aguantado aquí 40 años de mucho sufrimiento. El empresario vasco está acostumbrado a sufrir, a apretar los dientes y a competir a nivel global.

P. ¿La independencia sería buena para la economía vasca?

R. La independencia no es buena para la economía.

P. ¿En ningún caso?

R. En general, los mercados son globales. El mundo global tiene que tener atractivo para todas las empresas vascas.

P. Desde ese punto de vista, ¿le preocupa un crecimiento de las posturas soberanistas en Euskadi?

R. En Euskadi este tema está muy tranquilo, y vamos a procurar que siga estando así.

P. Igual supone un lugar común, pero la impresión de que el empresario vasco es cercano a las posiciones nacionalistas.

R. El empresario vasco siempre ha querido mucho al país, y el partido nacionalista también quiere mucho al país. Por tanto, coincidimos en el país.

P. Usted se ha significado públicamente cerca del PNV.

R. Sí. Me gusta mucho Euskadi, las personas y sus empresas.