Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El PP impugna los Presupuestos de Mas y retrasará su aprobación

Las cuentas contienen una partida de cinco millones que podrían servir para financiar la consulta soberanista

El Partido Popular de Cataluña ha decidido este martes impugnar los Presupuestos de la Generalitat de 2014 ante el Consejo de Garantías Estatutarias, una medida que no impedirá que se acaben aprobando, pero retrasará su aplicación.

El PP catalán, que hasta ahora venía reclamando la aprobación de los Presupuestos, ha justificado la medida aduciendo que las cuentas incluyen una partida de cinco millones de euros que podría servir para financiar la consulta soberanista, lo que podría “vulnerar claramente” la Constitución y el Estatuto, en palabras del portavoz Enric Millo. El PP también impedirá que esta semana se apruebe la Ley de Acompañamiento de los Presupuestos, que incluía nuevas tasas.

Con esta medida, el partido de Sánchez-Camacho dio un giro a la posición que mantenía hasta este martes, que separaba la cuestión soberanista de la económica. El Consejero de Economía catalán, Andreu Mas-Colell, tildó la decisión de medida “obstruccionista” y perjudicial para la estabilidad presupuestaria.

El lunes, la presidenta del PP catalán, Alicia Sánchez-Camacho, explicó que evaluaba junto al Ministerio de Hacienda, que dirige Cristóbal Montoro, si impugnaba las cuentas de la Generalitat, aunque señaló que no lo haría si con ello ponía en peligro el cumplimiento del objetivo de déficit a final de año.

El propio ministro de Hacienda, sin embargo, se desvinculó este martes de la impugnación, a la que pronosticó “poco recorrido” y cuya responsabilidad achacó solo a Sánchez Camacho. La decisión del PP suscitó airadas reacciones entre la mayoría de los grupos parlamentarios, que acusaron a los populares de hacer “filibusterismo político”. CiU y Esquerra han asegurado que el PP pretende “beneficiar a los ricos”.

La impugnación podría retrasar la aplicación de los Presupuestos más de un mes, hasta que el Consejo de Garantías, un órgano consultivo de la Generalitat, se pronuncie. Ello obligará a aprobar varios meses una prórroga presupuestaria.