Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra
TRAGEDIA EN ALCALÁ

Una familia tocada por la crisis y el paro y que “tiraba con lo que podía”

Los tres muertos en Sevilla por una intoxicación alimentaria vivían de recoger cartones y ropa

El padre era fontanero y estaba en paro desde que se inició la crisis.

La superviviente, una menor de 13 años, evoluciona favorableme

Puerta de la casa donde vivía la familia con el precinto judicial.

Tres miembros de misma familia fallecieron este sábado en la localidad sevillana de Alcalá de Guadaíra y en Sevilla por una intoxicación alimentaria, según informan fuentes municipales. Las víctimas son una menor de 14 años, su madre Concepción, de 50 años y su padre, Enrique, de 61. La hermana menor, de 13 años, fue ingresada en la Unidad de Cuidados Intensivos del Hospital Virgen del Rocío de Sevilla, y este domingo ya estaba en planta, donde evoluciona favorablemente acompañada por un equipo psicológico. El caso está bajo secreto de sumario, por lo que el resultado de las autopsias podría tardar en conocerse.

Últimamente recogía cartones, plástico, papel y ropa por la basura para después venderlo, pero comida no creo.

La familia residía en la barriada de la Rabesa, una zona popular de la localidad alcalareña. “Él era fontanero pero llevaba varios años en paro, iban tirando con lo que podían", ha declarado desde el tanatorio Miguel Ángel López, sobrino de Concepción -la mujer fallecida-, que se ha mostrado molesto con los comentarios de los vecinos que han declarado que la familia buscaba alimento por las basuras. “La policía científica que acudió al domicilio a investigar el caso observó alimentos envasados normales, como en cualquier casa. Así que no parece ser que sufrieran problemas alimenticios de extrema necesidad. También disponían en la casa de luz y agua”, ha declarado la delegada de Asuntos Sociales, María Dolores Gutiérrez, tras salir la mañana del domingo de la Junta de Portavoces de la localidad, donde unos comerciantes recogían en la plaza que está frente al Ayuntamiento los puestos de artesanía que habían instalado para un mercadillo de Navidad por la decisión municipal de declarar tres días de luto en la localidad. 

“Últimamente recogía cartones, plástico, papel y ropa por la basura para después venderlo, pero comida no creo. El otro día lo vi con dos bolsas de ropa y me dijo que el kilo de ropa usada lo vendía por 20 céntimos”, cuenta Sergio, vecino de la familia fallecida. “En una ocasión me vino con una caja de zumos para mi bebé que le habían dado en alguna tiendecilla, pero estaban caducados y los tiré directamente”, cuenta este vecino, que asegura haberles escuchado hablando a las 5.00 de la madrugada del sábado en el dormitorio. “No sé muy bien qué decían, pero les escuché hablar y mover algún mueble, quizás por los vómitos”, imagina. 

Dos llamadas a Emergencias

Vómitos y náuseas fueron los primeros síntomas de las víctimas, cuyos familiares están contemplando la posibilidad de denunciar a la Junta de Andalucía por una posible negligencia en la atención a los enfermos, el servicio de emergencias sanitarias acudió en dos ocasiones. La primera fue a las 2.55 de la madrugada del sábado y desde el centro coordinador se envió un Equipo Móvil del Dispositivo de Cuidados Críticos de Urgencias de Alcalá de Guadaíra, compuesto por un médico, un enfermero y conductor. Según la Consejería de Salud, el servicio de emergencias siguió el protocolo establecido en estos casos. Posteriormente, a las 9.55 recibieron otra llamada en la que se informó sobre agravamiento de los síntomas por lo que se envió otro equipo móvil que al llegar al lugar encontró a dos adultos en estado grave y a una niña de 14 años en parada cardiorrespiratoria. En ese momento, la Junta activó la Red de Alerta de Salud Pública, que se desactivó esa misma noche. 

Lo último que tenemos de esta familia es que el padre solicitó el salario social en octubre, pero no era asiduo a estos servicios

Horas después fallecieron los padres en el Hospital de Valme de Sevilla, y la menor de 13 años, que se mantiene con vida, fue ingresada en la Unidad de Cuidados Intensivos del Hospital Virgen del Rocío, donde evoluciona favorablemente. “La menor declaró haber comido pescado esa noche”, asegura María Dolores Gutiérrez, “es uno de los pocos datos que conocemos”, matizó. 

“Lo último que tenemos de esta familia es que el padre solicitó el salario social en octubre, pero no era asiduo a estos servicios. Tampoco estaba apuntado al plan de empleo que abrimos recientemente, ni a la solicitud de ayuda para alquileres sociales”, declara María Dolores Gutiérrez. El alcalde Antonio Gutiérrez, que ha estado con los familiares en el Tanatorio de San Jerónimo de Sevilla y en el hospital donde está ingresada la menor de 13 años, dice haberse puesto a disposición de la familia para lo que puedan necesitar. “De momento, lo que nos han solicitado es que nos hagamos cargo del entierro, que será aquí, y eso haremos”, ha detallado Miriam Burgos, portavoz del Gobierno. “Lo que ha sucedido nos tiene absolutamente consternados”, añade. 

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >

Más información