Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

El lujo indio va de boda en Barcelona

Trias y Mas asisten al enlace de la sobrina del multimillonario Lakshmi Mittal

El MNAC cierra este sábado pero para compensar la entrada será gratis el domingo

El novio Gulraj Behl y la novia Shristi Mittal, posan a su llegada al cóctel de bienvenida que la multimillonaria familia de la novia ha organizado en el Museo Marítimo de Barcelona.
El novio Gulraj Behl y la novia Shristi Mittal, posan a su llegada al cóctel de bienvenida que la multimillonaria familia de la novia ha organizado en el Museo Marítimo de Barcelona. EFE

Él, Gulraj Behl, a lomos de un corcel blanco; ella, Shristi Mittal,bajo un palio bermellón rodeado de rosas rojas. Así entraron a casarse en el Museo Nacional de Arte de Cataluña (MNAC) los protagonistas de la fastuosa boda india que este sábado se celebró en Barcelona. Con la fachada del MNAC iluminada de rosa solo para ellos, la sobrina del multimillonario indio del acero, Lakshmi Mittal, se desposaba por fin con un alto ejecutivo del Banco HSBC, tras tres días de celebraciones en los que Barcelona se rindió a la vorágine de la exótica comitiva nupcial, no exenta de críticas.

Custodiada por una retahíla de velas blancas y una hilera de camareros, la alfombra roja se desplegó hasta la entrada principal del museo, cerrado al público para la ocasión toda la jornada. Cientos de curiosos desafiaron las bajas temperaturas y se agolparon en las inmediaciones de Montjuïc para ver llegar a las más de 500 personas invitadas al enlace.

A ritmo de batucada y bajo la atenta mirada de un helicóptero-dron que grababa la ceremonia desde el aire, suntuosos y coloridos trajes se entremezclaron con la más rigurosa etiqueta occidental de camino a la puerta principal del museo, donde les aguardaba una performance con juegos malabares y bailarines sobre zancos. Entre los primeros invitados se encontraban la vicepresidenta de la Generalitat, Joana Ortega, y el alcalde de Barcelona, Xavier Trias. Casi de los últimos en llegar fue el presidente del ejecutivo catalán, Artur Mas, y su esposa, Helena Rakosnik.

Poco antes de las seis de la tarde, el novio, que apareció vestido con un traje de gala de color blanco y turbante rojo en la cabeza, cruzó, rodeado de su familia, un arco de flores rojas y rosas reservado para conducir a los novios hasta el lugar del enlace. La novia se hizo esperar los minutos de rigor y, pasadas las seis, llegó en un coche de alta gama acompañada por dos familiares, ataviada con un sari de color rojo brillante, casi fucsia, que le cubría todo el cuerpo.

Por la noche, los recién casados disfrutaron del emblemático espectáculo de luces y colores en la fuente mágica de Montjüic, que ayer modificó su horario habitual de invierno con motivo de la boda. Las luces de la fuente, el regalo que eligió el alcalde Trias de parte de la ciudad, dieron paso a una fastuosa exhibición de fuegos artificiales a los pies del MNAC, como los que se viven en la ciudad durante las fiestas de la Mercè.

Aunque existía un contrato de confidencialidad alrededor de todos los fastos de la ceremonia, los datos han ido fluyendo a ritmo de la fiesta. El cocinero catalán Sergi Arola fue el encargado de elaborar el menú y que, por expreso deseo de los novios, fue vegetariano. El pastelero Christian Escribà cocinó un pastel en tonos azul cielo, de seis pisos y 60 kilos de peso. Los invitados tomaron literalmente el hotel Arts, y parte del hotel W, dos de los buques insignia del lujo hotelero en la ciudad.

Los festejos del enlace, que se prolongaron a lo largo de la noche, comenzaron el pasado jueves. La pareja, que trajo consigo a 120 mayordomos y una treintena de asesores, paseó del brazo sobre una alfombra azul instalada en el Museo Marítimo de Barcelona, también cerrado al público con motivo de la recepción que dieron los novios. El helicóptero-dron, presente en todos los fastos de la ceremonia, se encargó de inmortalizar con imágenes y vídeos a todos los invitados que pisaban la alfombra, decorada con gigantescas gotas de agua iluminadas y por guirnaldas.

El viernes la fiesta se trasladó al pabellón italiano de la Feria de Barcelona, acotada al máximo para evitar la presencia de curiosos, al igual que la explanada de la fuente de colores, encendida para la celebración. En esa misma explanada novios e invitados pudieron disfrutar de un espectáculo ecuestre.

Barcelona se frota las manos con la repercusión económica que puede tener el enlace. Aunque el Ayuntamiento no ha dado una cifra exacta del impacto de este evento se espera que sea importante, ya que la boda de la hija de Mittal dejó en París unos 60 millones de euros en 2004.

El presidente del grupo municipal de ICV-EUiA, Ricard Gomà, pedirá responsabilidades por el hecho de que el Ayuntamiento de Barcelona haya cerrado el MNAC y cambie el horario de las fuentes de Montjuïc para acoger la boda privada “de lujo obsceno” de la sobrina del propietario de Arcelor-Mittal, informa Europa Press. “Todo se puede comprar con dinero”, remarcó Gomà. Según la revista Forbes, el millonario angloindio Lakshmi Mittal, es el segundo hombre más rico de la India y ocupa el puesto 41 a nivel mundial. Con su compañía, AcerlorMittal, el magnate factura unos 16.000 millones de dólares al año. Para compensar molestias, el MNAC abrirá este domingo gratis, como ya lo hizo el viernes. Mientras tanto, los novios comienzan su viaje.

 

 

 

 

 

 

Más información