Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Mas admite que el debate soberanista se ha convertido en un “guirigay”

El presidente catalán lamenta el cierre de Canal 9 por la pérdida de diversidad lingüística

Mas reitera que no prevé aplicar la Ley Wert en Cataluña

El debate sobre la consulta catalana de autodeterminación debe volver a su cauce tras las últimas discrepancias entre los partidos que lo impulsan para no perjudicar el objetivo final. Así lo ha defendido este viernes el presidente de la Generalitat, Artur Mas, quien ha admitido que en estos momentos la discusión se ha convertido en un “guirigay”. Desde India, donde hoy finaliza una misión comercial de seis días de duración, Mas también ha asegurado que confía en no aplicar la nueva Ley de Educación en Cataluña y, en referencia al cierre de la Radio Televisión Valenciana, su Gobierno nunca seguirá este ejemplo.

Mas está evitando en la medida de lo posible referirse a cuál debería ser la propuesta que hagan los partidos soberanistas para celebrar el referéndum de autodeterminación. En los últimos días las discrepancias entre estas formaciones han sido tales que se ha tenido que aplazar la votación que sobre este asunto debía producirse en el Parlamento catalán la próxima semana. Preguntado por cuál será su papel en este asunto a su vuelta a Barcelona, Mas ha dicho que lo mejor ahora es la discreción: “No voy a hablar porque esto contribuye al guirigay que hay y que entiendo que no nos ayuda a que esto salga como debe salir”. Con todo, se ha mostrado confiado en que “esto saldrá bien; como presidente sé que no hay alternativa a que esto salga bien”.

Sobre la aprobación definitiva de la nueva ley educativa, ayer, el presidente catalán ha insistido en el mensaje de las últimas semanas de los nacionalistas catalanes. “Espero que no se llegue a aplicar en Cataluña”, ha dicho. Y, pese a no utilizar la palabra insumisión, Mas ha reivindicado que el marco legal en Cataluña debe ser la Ley de Educación de Cataluña que, a diferencia de la ley Wert fue pactada entre Gobierno y oposición en el Parlamento autónomo.

Este consenso es, a juicio de Mas, lo que da primacía a la ley catalana por encima de la LOMCE, pese a que el Gobierno tiene claro que no es así. “Todos los partidos menos el PP ya han dicho que van a cambiar esta ley”, ha recordado. “Una ley de educación que se aprueba solo con la mayoría del Gobierno es una pésima ley por definición”, añadió. El objetivo del Gobierno catalán es ganar tiempo. Por esto, en primer lugar piensa recurrir el texto ante el Tribunal Constitucional y, después, aprovechando que la comunidad educativa asegura que no hay ni tiempo ni dinero para aplicar la ley el próximo curso, ganar como mínimo un año. Después, los nacionalistas catalanes confían en que el PP acabe perdiendo la mayoría absoluta y la ley vuelva a cambiar.

El presidente catalán se ha referido también al cierre de la Radio Televisión Valenciana. Aunque ha asegurado que no quería interferir en las decisiones de otro gobierno autonómico, Mas ha lamentado el cierre de los medios públicos de la comunidad valenciana por lo que se pierde con ello respecto a la promoción del “catalán”: “Esta lengua debería extenderse en el ámbito lingüístico común que nos une a todos, como Baleares, el País Valenciano y también zonas de fuera [de España] y hacerlo sin primacías”. “Es una lástima que el uso normal del catalán en los medios de comunicación pierda fuelle en uno de los territorios”, ha añadido. Respecto a los medios públicos de Cataluña, Mas ha asegurado que no están en riesgo: “Tenemos claro que en Cataluña esto no puede pasar”. Mas también ha recordado que desde hace tiempo la Generalitat está a la espera de la “autorización administrativa” del Gobierno para que las emisiones de TV-3 puedan recibirse también en la Comunidad Valenciana.

Más información