Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

La reestructuración de Navantia enciende la alarma en Cádiz

La compañía admite su intención de reducir hasta en un 50% sus costes fijos

Trabajadores de Navantia protestan frente a la Diputación de Cádiz, ayer. Ampliar foto
Trabajadores de Navantia protestan frente a la Diputación de Cádiz, ayer.

Todas las alarmas están encendidas. Aunque en los últimos meses, los sindicatos habían confiado en las palabras de los dirigentes de Navantia y del Gobierno central de que no había previsto ni despidos ni cierres en los astilleros públicos, esa confianza se ha quebrado. Las dificultades para amarrar nuevos encargos y la preparación de un plan estratégico para “mejorar la competitividad de las factorías” llenan de dudas a los operarios. La difusión de un informe en el que la empresa admite su intención de reducir hasta en un 50% sus costes fijos ha agravado la preocupación. Navantia dice que el objetivo “es mantener el nivel de empleo en sus centros de trabajo”, aunque admite la existencia de lo que define como “documento previo de trabajo”.

En el informe, adelantado por La Voz de Galicia, la empresa justifica la presentación de su plan estratégico en que ahora Navantia no es viable. Lo argumenta en que ha caído significativamente la lista de pedidos y admite que no hay perspectivas de recuperación a corto plazo. Asume que los costes fijos no se han adecuado a esta reducción de la actividad. Y añade que la situación patrimonial requiere de medidas financieras urgentes. Son las salidas que el presidente de Navantia, José Manuel Revuelta, ya adelantó en una carta remitida en septiembre a los operarios.

Navantia dice que el objetivo “es mantener el nivel de empleo en sus centros de trabajo”

Entonces los sindicatos asumieron que se debían preparar para una contundente reducción de salarios ya que la misiva insistía en la necesidad de ser más competitivos en el actual panorama internacional. Pero la concreción de las cifras de ese documento previo de trabajo incrementa las dudas sobre medidas más drásticas, porque reducir un 50% de los costes fijos no se puede conseguir solo con bajadas salariales. Navantia reconoció que el documento existe pero cree que ha sido malinterpretado. “La empresa tiene que acometer transformaciones para ser más competitivos. El objetivo del plan es lograr esas transformaciones manteniendo el nivel de empleo en sus centros de trabajo”.

El plan estratégico, salvo adelanto, se conocerá el 4 de diciembre. Y llega en el peor momento para la empresa naval con la incertidumbre sobre lo que pasará con el encargo de cuatro gaseros para Gas Natural y Repsol. Las navieras que se harán cargo de esos barcos y la empresa de gas ya han dicho que el contrato está firmado con dos astilleros de Corea y Japón. Pero Navantia y el Gobierno central lo niegan. Insisten en que las negociaciones están abiertas y que la empresa pública naval confía en poder todavía construir esos cargos. Las previsiones del plan estratégico se han hecho bajo la premisa de que esos contratos iban a llegar, con lo que perderlos empeoraría aún más sus previsiones de ingresos.

El PSOE ha anunciado que va a pedir la comparecencia del ministro de Hacienda, Cristóbal Montoro, del que depende Navantia. El diputado socialista por Cádiz Francisco González cree que el PP lleva más de un año engañando y empieza a dudar del futuro naval gaditano, donde existen tres factorías en Cádiz, San Fernando y Puerto Real. “Los tres astilleros pueden tener actividad si hay voluntad del Gobierno pero parece que no la hay como se vio en el voto en contra de la enmienda para que el Ministerio de Defensa encargase los Buques de Acción Marítima. Con esa carga de trabajo, no tendría que cerrar nada pero mucho me temo que en Navantia y en el Gobierno esté rondando esa idea”, afirma.

El presidente de la Xunta de Galicia, Alberto Núñez Feijoó, ha arremetido contra los responsables de la empresa, a los que ha acusado de incumplir sus compromisos y ha anunciado que presentaría alegaciones contra el plan estratégico si contempla recortes para el sector naval. El PP de Cádiz mantiene su apoyo a la compañía mientras IU se queja de que ni siquiera el presidente de la Diputación, el popular José Loaiza, haya convocado el consejo económico y social de la provincial para lanzar un mensaje de apoyo a los astilleros.