Salud garantiza el acceso a medicinas pese no pagar a las farmacias

La Generalitat recuerda a los boticarios la obligación de dispensar medicamentos El Gobierno cuenta con tener fondos

Protesta de farmacéuticos por los impagos de la Generalitat.
Protesta de farmacéuticos por los impagos de la Generalitat.MARCEL.LI SÀENZ

El Departamento de Salud logró ayer mostrarse contudente y comprensivo al mismo tiempo con los farmacéuticos. Sometidos a numerosos impagos desde hace meses, estos amenazaron el miércoles con “no continuar financiando lo que la Administración no paga” y dejar de suministrar medicinas, tras conocer que la Generalitat no les abonará los 309 millones que les debe de facturas atrasadas ni tampoco el mes de septiembre, que debían cobrar ahora. La deuda con las oficinas de farmacia asciende a 416 millones de euros. Salud garantizó ayer que todo el mundo tendrá sus medicinas.

La postura de hartazgo de los boticarios obligó ayer al Departamento de Salud a recordarles que no pueden dejar de dispensar medicinas por muy mala que sea su situación. Al mismo tiempo, el departamento expresó su “solidaridad” con los boticarios e incluso dejó abierta la puerta para que las farmacias que carezcan de liquidez para adquirir los medicamentos más caros, dejen temporalmente de dispensarlos.

Más información
Las farmacias plantean cierres reiterados y acudir a la vía judicial
1.100 millones de deuda con las boticas
Las farmacias, en pie de guerra por el impago de la Generalitat

“La ley les obliga a servir medicamentos ante la necesidad del ciudadano”, afirmó ayer el director del Servicio Catalán de la Salud (CatSalut), Josep Maria Padrosa. La Generalitat adeuda a las farmacias tres facturas acumuladas de los meses de noviembre y diciembre de 2012 y mayo de este año, que suman 309 millones de euros. El Gobierno pensaba abonarlas con los fondos del Plan ICO Proveedores, pero el Consejo de Ministros, que debía darles vía ayer, no lo hizo. Padrosa se mostró confiado en que este crédito, que también servirá para pagar unos 700 millones que la Generalitat adeuda a hospitales y centros sociosanitarios por los conciertos, se habilite “en pocos días”.

Si no es así, reconoció Padrosa, podría ser que algunas oficinas dejen de servir ciertos medicamentos. En ese caso, “se estructurarán circuitos y garantías para que los ciudadanos no se queden sin medicación”. Salud contempla incluso dispensar las medicinas desde los centros de atención primaria o los hospitales, si fuera necesario. Aunque lo “lógico”, según Padrosa, es que la red de farmacias siga asumiendo la dispensación

Los boticarios no cobrarán ninguna factura más de aquí a finales de año, lo que aumentará la deuda hasta los 600 millones de euros

Además de las tres facturas pendientes, la Generalitat también ha comunicado a las oficinas que no les abonará la factura de las medicinas dispensadas en septiembre, que debían cobrar el día 5 de noviembre, y que supone 107 millones de euros más. Este retraso se debe a que la Administración catalana no ha podido contar con la transferencia del Fondo de Liquidez Autonómica (FLA) que utiliza para cubrir el gasto corriente de las farmacias.

Según los farmacéuticos, el Gobierno también les ha dicho que carece de fondos para abonar la factura de octubre que estos debían cobrar en diciembre, es decir, que no cobrarán ninguna factura más de aquí a finales de año, lo que aumentará la deuda hasta los 600 millones. Sin embargo, el consejero de Economía, Andreu Mas-Colell, se mostró ayer confiado en recibir esos recursos “de inmediato”. “Estamos todavía en el último día del mes de octubre”, dijo refiriéndose en primer lugar “a los 1.700 millones que había que comenzar a recibir en septiembre” pero cuyo pago se pospuso a octubre. Mas-Colell aseguró que en cuanto se reciban los fondos la Generalitat pagará sus deudas, ajustándose a la Ley de Morosidad.

Padrosa garantizó que en ningún caso los ciudadanos tendrán que asumir el 100% del coste de los fármacos, contestando a la interpelación que hizo el miércoles Jordi De Dalmases, presidente del Consejo de Colegios de Farmacia de Cataluña. “Si no hay dinero y hay que cobrarle al ciudadano, que Boi Ruiz lo diga”, lanzó. Padrosa se mostró comprensivo con los boticarios. “Tienen toda la razón del mundo para sentir angustia”.

Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS