Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

El Ayuntamiento de Orio lleva 13 meses sin celebrar un pleno ordinario

Letrados juzgan “anormal” que Bildu solo convoque sesiones extraordinarias

Fachada lateral del Ayuntamiento de la localidad guipuzcoana de Orio.
Fachada lateral del Ayuntamiento de la localidad guipuzcoana de Orio.

El Ayuntamiento de Orio, gobernado por Bildu con el apoyo de la agrupación independiente Orain, no ha celebrado un pleno ordinario desde el pasado 27 de septiembre de 2012. Más de un año sin convocar una sesión ordinaria, pese a que la legislación establece que no pueden pasar tres meses sin reunirse la corporación en pleno. Durante los últimos 13 meses, en el consistorio guipuzcoano solo se han celebrado plenos extraordinarios, hasta un total de ocho, lo que a juicio de juristas consultados al respecto se trata de “una situación anormal”.

Esta es la primera legislatura bajo el mandato de Bildu en Orio, hasta ahora gobernado por el PNV. Este partido resultó el más votado en las elecciones municipales de 2011, cuando obtuvo seis escaños, frente a los cinco de Bildu y los dos de Orain, pero un acuerdo entre estos dos últimos grupos aupó al abertzale Beñat Solaberrieta hasta la alcaldía.

Solaberrieta anunció tras tomar posesión que las puertas del Ayuntamiento iban a estar “abiertas” durante su mandato y expresó su deseo de que “los tres partidos sean el motor” del consistorio. Una de sus primeras iniciativas fue impulsar un reglamento municipal interno, finalmente aprobado en octubre de 2011 con los votos de Bildu y Orain, mientras el PNV no participó en la votación. Ese reglamento sobre el funcionamiento del Ayuntamiento, ratificado por la corporación en otro pleno ordinario en mayo de 2012, determina que los plenos municipales ordinarios “se celebrarán el último jueves de cada mes”, salvo en agosto.

Este precepto se respetó sin excepción durante todo 2011 y hasta septiembre de 2012, pero comenzó a incumplirse sistemáticamente a partir de entonces, hace 13 meses, cuando el alcalde y el equipo de gobierno pasaron a convocar exclusivamente plenos extraordinarios.

“Es algo anómalo”, opinan los secretarios municipales de dos de los principales consistorios del País Vasco. “No conozco un caso igual, y menos en un Ayuntamiento de esta entidad”, asegura uno de los consultados. A Orio, con 5.300 habitantes, le corresponden 13 corporativos. “La celebración de plenos exclusivamente extraordinarios denota un anormal funcionamiento del Ayuntamiento. Lo racional exige celebrar todos los meses un pleno ordinario. No convocar plenos ordinarios es una forma de prostituir el funcionamiento municipal”, afirma uno de los letrados. “Y si no hay materia o temas específicos que debatir, que no suele ocurrir”, añade, “lo lógico es convocar un pleno para aprobar el acta del pleno anterior e introducir un punto final de ruegos y preguntas”.

A Bildu le merecen en Orio la misma consideración los plenos ordinarios que los extraordinarios. El portavoz del PNV en este consistorio y exalcalde, Jon Redondo, opina que esta situación es fruto de la “desidia” de Bildu. “A su incapacidad han sumado ahora la dejadez”, denuncia en alusión a Bildu. Y pone como ejemplo que el alcalde “dejó escapar” una subvención de 300.000 euros del Consejo Superior de Deportes “por tramitar la solicitud fuera de plazo”. Redondo asegura que dejó la alcaldía con un superávit de 12 millones, de los que su sucesor, Solaberrieta, “ya ha gastado la mitad”.

El último pleno de Orio en el que se han debatido cuestiones de gestión fue el del pasado 24 de julio

Los concejales del PNV se han quejado en numerosas ocasiones de la “desorganización” municipal y de la “falta de información sobre los asuntos del día a día”. Ante estas críticas, el edil de Bildu Jon Agirresarobe recuerda que “el alcalde es competente para convocar plenos ordinarios y extraordinarios”, y acusa al PNV de “hacer política a través de la prensa”. Además de imputar a los representantes peneuvistas que “no acuden a las comisiones informativas”, Agirresarobe sostiene que las ayudas económicas de la Diputación de Gipuzkoa, en manos de Bildu, “se han mantenido”, mientras que las del Gobierno “se han recortado desde que gobierna el PNV, sobre todo desde el área de Pesca y Deportes”. Es el recado que le deja a Redondo, que compagina su cargo de concejal con el de director de Deportes del Ejecutivo autonómico.

El último pleno de Orio en el que se han debatido cuestiones de gestión fue el del pasado 24 de julio. El siguiente, y último, se convocó a raíz de la operación policial contra Herrira, que constó como único punto del orden del día. El PNV se ausentó de esta sesión porque, según Redondo, “Bildu se resistió en 2012 a celebrar un pleno como homenaje a Juan Priede”, concejal socialista de Orio asesinado por ETA en 2002, “pero se da toda la prisa del mundo para convocar un pleno sobre un suceso ajeno al pueblo, como es el de Herrira”.