Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

El Ayuntamiento de Barcelona no tendrá silla en el patronato del Hermitage

El promotor espera iniciar las obras en septiembre de 2014

Fachada de una de las naves que acogerá el museo.
Fachada de una de las naves que acogerá el museo.

El Ayuntamiento de la capital catalana, de entrada, no estará representado en el patronato de la fundación que dirigirá los destinos de la franquicia barcelonesa del museo ruso Hermitage. Así se desprende de los documentos de trabajo de Cultural Development, el promotor de la iniciativa, a los que ha tenido acceso EL PAÍS. El Puerto de Barcelona (en cuyo territorio se alzará el museo) y la Generalitat sí tendrán sillas en la Fundación Hermitage Barcelona. Según un cronograma incluido en la documentación, este ente director se creará, como máximo, el próximo 29 de noviembre. También está previsto iniciar las obras de intervención de las naves de la Barceloneta que albergarán las piezas y obras de arte el mes de septiembre de 2014.

El patronato de la fundación tendría tres comisiones: la económica, la de relaciones externas y la comisión artística. El documento propone una “primera lista, todavía abierta” donde estarían el consejero de Cultura de la Generalitat, Ferran Mascarell; el director del Hermitage, Mikhail Piotrovsky, la directora general de patrimonio de Rusia, Natalia Samoilenko; el presidente del Puerto de Barcelona, Sixte Cambre y por Cultural Development estarían Ujo Pallarés y el abogado Antoni Prat. También se menciona a Jorge Wagensberg como “director CosmoCaixa”. Este último, de hecho, es el encargado del proyecto museográfico del Hermitage barcelonés, como se conoció en septiembre pasado.

Un portavoz municipal aseguró que el Ayuntamiento no tiene conocimiento del documento de trabajo y declino aclarar si a la ciudad se le ha propuesto pertenecer al patronato o si el Consistorio ha rechazado formar parte de él. Desde Cultural Development tampoco hubo respuesta a estos interrogantes.

El arquitecto y consultor museólogo Hernán Crespo estará dentro del equipo de redacción del programa preliminar

El alcalde Xavier Trias (CiU) siempre ha insistido en que no pondrá ni un euro para el proyecto. Y desde el área Cultural, encabezada por el quinto teniente de alcalde, Jaume Ciurana, la posición hacia el museo siempre ha sido de frialdad. La ciudad, sin embargo, tiene mucho que decir. La modificación urbanística para permitir el centro depende del despacho de Antoni Vives, tercer teniente de alcalde y cabeza de Hábitat Urbà. Cutural Development espera terminar el trámite, según el documento, en febrero.

Que Barcelona no tenga representación no deja de ser curioso porque en el resto del documento sus concejales y directores siempre están presentes, Por ejemplo, en la propuesta de presentación oficial a los medios del Hermitage, se sugiere la intervención de Vives, en condición de “regidor de promoción económica” [la persona al frente de esta cartera es la democristiana Sònia Recasens] y no la de Ciurana.

El texto también habla del establecimiento de convenios con “comisarios designados por el Gobierno catalán y el Ayuntamiento”. Estos los realizarían, por parte del museo, el historiador Iuri Saveliev; Conxita Oliver en nombre de la Generalitat y Josep Lluís Alay, director de patrimonio, museos y archivos por parte del Consistorio barcelonés.

El documento también explica que el arquitecto y consultor museólogo Hernán Crespo estará dentro del equipo de redacción del programa preliminar y arquitectónico del Hermitage del Puerto. Crespo, al igual que Wagensberg, tiene una gran relación con la Fundación Social La Caixa y es un experto en programación arquitectónica para museos.

En la propuesta de guión para presentación a los medios del Hermitage destaca el papel de Wagensberg. “La épica de la exposición tiene que venir sugerida por la intervención de Wagensberg porque es el único interlocutor que puede sorprender y romper con los prejuicios sobre el proyecto”, asegura el texto. También se plantea, que para dentro de dos meses se inaugure “una exposición fundacional”, que sería el preludio de la firma del contrato definitivo del acuerdo entre la Fundación y el museo ruso. Una portavoz de Cultural Development aseguró que todas estas fechas no son definitivas.