Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Medio Ambiente permite un vertedero sin licencia con informes en contra

Un jefe de Conservación da Natureza obvia las conclusiones de los técnicos

Árboles cortados en Vilar de Barrio Ampliar foto
Árboles cortados en Vilar de Barrio

El vertedero sin licencia de las obras del tren de alta velocidad plantificado en un bosque centenario del ayuntamiento ourensano de Vilar de Barrio tiene el visto bueno del jefe de servicio de Conservación da Natureza de la Consellería de Medio Ambiente en Ourense, Juan José Gómez, pero no el de los técnicos encargados de velar por el bienestar de los montes. Dos informes internos de la consellería a los que ha accedido este diario concluyen que la gran escombrera debería ubicarse en otra zona más alejada del túnel de Prado, en una localización recogida inicialmente en el proyecto de construcción de este tramo que después descartó Adif (Administrador de Infraestructuras Ferroviarias). Según los técnicos “tiene más sentido” la opción ignorada por Medio Ambiente porque su “afección es menor” ya que se trata de un terreno formado principalmente por “prados y pastos” en una zona de concentración parcelaria, teniendo en cuenta que “cualquiera de las dos opciones propuestas para el vertedero tiene repercusiones sobre los valores naturales”.

 A pesar de los informes contrarios y de tener constancia de la tala de robles y castaños centenarios, preguntado por este diario, este responsable de conservación del medio ambiente de la Xunta asegura que “ambas opciones son compatibles con la preservación de los valores naturales aplicando medidas correctoras”. “No se trata de espacios protegidos ni se prevén afecciones significativas a la biodiversidad o a los ecosistemas fluviales” explica. El vertedero está delimitado por dos regatos (Carpaza y Valdemouro) y los escombros llegan hasta la mismísima orilla del cauce de estos afluentes del Arnoia, ubicado a unos 600 metros del lugar.

Sin embargo, los técnicos aseguran en los documentos internos ignorados que “el riesgo de alteración de las aguas es mayor” en la zona ocupada sin licencia que en la ubicación inicial descartada debido a la “mayor proximidad” de los regatos. Además, la recuperación del bosque centenario con las “medidas correctoras” a las que hace referencia el cargo de la Xunta responsable de velar por la conservación de la naturaleza será imposible. La zona será ocupada casi en su totalidad por un montículo de “material inerte” tan alto como un edificio de tres plantas en el que “solo crecerán silvas o matojos” durante décadas, según los expertos.

El espacio natural arrasado —que podrá llegar a ser tan grande como seis plazas del Obradoiro, según la superficie descrita en el proyecto— está siendo rellenado con escombros procedentes de las obras que ejecuta la UTE Dragados-Tecsa. Sin embargo, fue directamente la empresa pública Adif quien solicitó en 2012 la segunda ubicación de la escombrera. Fuentes del sector consultadas explican que la opción descartada aumentaría los costes de transporte de los desechos ya que se encuentra más alejada de la boca del túnel de Prado, uno de los mayores de la línea de alta velocidad a Madrid con una longitud de 7,7 kilómetros. El jefe de Conservación da Natureza asegura que no se ha abierto ningún expediente sancionador porque “no constan incumplimientos de la normativa” en la que es competente el Gobierno autónomo. Gómez fue designado para el puesto por el delegado de la Xunta en Ourense, Rogelio Martínez, tras reconquistar el PP San Caetano en 2009. El pasado 26 de junio de 2013 renovó el cargo, según la orden publicada en el Diario Oficial de Galicia (DOG) con la firma del conselleiro, Agustín Hernández.

Toda la tramitación de este vertedero sin licencia y con informes desfavorables está rodeada de sombras. El 31 de mayo de 2013, el Ayuntamiento de Vilar de Barrio (PP) inició la exposición pública del expediente de autorización autonómica para un “depósito provisional de tierras”. Unas semanas antes, la junta de gobierno municipal intentó concederle licencia saltándose varios trámites administrativos imprescindibles. La plataforma ecologista Ríos Limpos denunció ante diversos organismos los mismos efectos adversos que los técnicos plasman en los informes ignorados por el responsable de la Xunta encargado de preservar el medio ambiente.

Un arquitecto externo contratado exprofeso para este asunto por el Ayuntamiento informó favorablemente al respecto de la ocupación de la parcela, pero en todo el expediente administrativo se obviaron las denuncias medioambientales presentadas incluso ante el Servicio de Protección de la Naturaleza (Seprona) de la Guardia Civil. Aunque el de Vilar de Barrio no es el único caso. En 2010, restos de la excavación de los túneles ferroviarios de acceso a Vigo fueron depositados en vertederos ilegales después de que el Ayuntamiento de Porriño prohibiera su almacenamiento en una parcela que no reunía las condiciones legales.

 

Más información