Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Caso de los ERE

La Guardia Civil detalla la supuesta trama de blanqueo en torno a Juan Lanzas

Los investigadores acusan a los responsables de entidades bancarias de encubrir la operativa

El intermediario en los ERE Juan Lanzas, camino de prisión tras declarar en los juzgados. Ampliar foto
El intermediario en los ERE Juan Lanzas, camino de prisión tras declarar en los juzgados.

La Guardia Civil ha estudiado a fondo las operaciones del intermediario Juan Lanzas a través de entidades bancarias y ha concluido que existió connivencia por parte de los responsables de los bancos para que llevara a cabo el supuesto blanqueo de capitales de parte de la inmensa fortuna que le adjudican: 13 millones. “No se dio cuenta al organismo de prevención de blanqueo de dichas operaciones y no se tomó ninguna medida al respecto, lo que propició que se pudiese perfeccionar la extracción de efectivo a través de estas operativas”, exponen los investigadores en el último atestado.

Por esta supuesta colaboración por parte de los responsables de las entidades, los agentes detuvieron al director de dos sucursales de Banco Santander y Caja San Fernando en Jaén y Mancha Real, Francisco José González Corral. Además, los agentes piden tomar declaración como testigos a un director de una sucursal de La Caixa y otro director de Banco Santander en Mancha Real.

“Ningún responsable de Bankia dio cuenta al Servicio de Prevención de Blanqueo de Capitales de esta entidad, a pesar de tratarse de operativas sistemáticas referenciadas en el artículo 7 del real Decreto 925/95 y por lo tanto sujetas a la obligación de su comunicación”, censuran los investigadores. “Ninguno de los responsables de la oficina donde se hicieron efectivos los cheques dio ni recibió orden de autorizar y/o no comunicar dichas operativas”, ilustran sobre la dejación de funciones para denunciar el supuesto blanqueo.

Los reintegros se hicieron mediante el pago de cheques en ventanilla en sucursal diferente “aportó un plus de opacidad a las operativas, ya que materializaban el efectivo en una sucursal distinta de la sucursal en la que abrieron las cuentas bancarias”. De este modo, “se dificultaba la investigación de la trazabilidad de dichos fondos”, añaden los agentes.

Tras entrevistar a los empleados de una oficina clave en la operativa desarrollada por las empresas, los agentes subrayan que todos los empleados menos el actual director de la oficina, coinciden en que en base a su experiencia profesional “dichas operativas parecen ser constitutivas de blanqueo”. La responsabilidad de comunicar las operaciones sospechosas al Banco de España “se diluye entre el director, el subdirector y el cajero” de las entidades investigadas, concluyen los guardias civiles.

Al supuesto blanqueo de capitales de Lanzas a través de su entramado societario contribuyeron siete empresarios, entre ellos tres hermanos de la familia Ruiz-Mateos (Javier, Álvaro y Zoilo) y la propietaria del restaurante Río Grande, Carmen García, el empresario hotelero de Torremolinos (Málaga) Ángel Quesada y los hermanos Francisco y José Manuel Casado Sánchez de Córdoba.