Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Activistas por la sanidad pública critican la subida del impuesto a carburantes

SOS Sanidade Pública reclama a la Xunta que aumente los impuestos según la renta y no los de los carburantes

Santiago de Compostela

La Asociación Galega para a Defensa da Sanidade Pública, SOS Sanidade Pública, ha criticado la subida del céntimo sanitario, es decir, el impuesto de la Xunta a los carburantes cuya recaudación se destina a la sanidad. El colectivo sostiene que  la "mejora de la financiación sanitaria" debe hacerse con "impuestos progresivos" que "aseguren una mayor recaudación de quien más tiene" y "no con tasas al consumo que profundizan en la desigualdad" entre personas. "Es necesario aumentar los fondos destinados a la sanidad pública, pero es evidente de que este tipo de impuesto sobre el consumo tiene el efecto de profundizar en la desigualdad, pues penaliza igualmente a las personas con pocos recursos económicos que a los que los tienen muy elevados", ha criticado SOS Sanidade Pública.

"Llama la atención que el Gobierno gallego pretenda subir impuestos de forma indiscriminada mientras mantiene sin tocar algunos otros como los de patrimonio, sucesiones o el impuesto sobre sociedades que si tienen carácter progresivo", recuerda la plataforma, que explica que el impuesto sobre carburantes "no tiene un carácter finalista" y "su subida supone mayores ingresos que la Xunta puede utilizar con fines muy distintos a los sanitarios". "Es una excusa para aumentar la presión fiscal sin mejorar la financiación sanitaria", ha añadido. Precisamente, el portavoz de la plataforma SOS Sanidade Pública, Manuel Martín, aseguró el sábado en declaraciones a Europa Press que "no hay ninguna garantía" de que el dinero que recaude la Xunta con la aplicación del 'céntimo sanitario' "se destine a la sanidad" y no a "otros menesteres más rentables para el Gobierno" ante la "falta de transparencia" del gasto autonómico en esta materia.

Por su parte, el vicepresidente de la Xunta, Alfonso Rueda, ha asegurado que el impuesto sobre los carburantes conocido como 'céntimo sanitario' se adoptará "mientras sea necesario" para "garantizar la sanidad pública" por lo que "si en algún momento" esta medida "no fuese necesaria no se aplicará". En una entrevista concedida a la Radio Galega que recoge Europa Press, Rueda ha insistido en que el dinero recaudado por esta tasa --unos 50 millones de euros-- se destinará "en exclusiva" a mantener "la viabilidad de la sanidad pública y garantizar que el nivel de la sanidad gallega siga siendo altísimo".

"Lo más fácil sería decir que nada es necesario, que no se toma ninguna medida que a la gente le pueda no gustar y después encontrarnos con una quiebra de los servicios públicos que aquí no queremos", ha esgrimido el vicepresidente de la Xunta. Preguntado por la simultaneidad de esta medida con la orden que obliga a enfermos crónicos y con dolencias graves a pagar los fármacos que se les dispensan en las farmacias de los hospitales, Rueda ha alegado que esta norma "es una medida estatal de obligado cumplimiento". Sobre la decisión de varios alcaldes de municipios gallegos de asumir el coste que tendrán estos fármacos, el dirigente autonómico ha considerado que "si están dentro del marco legal podrán tomar esta decisión", pero ha criticado que "no tiene mucho sentido que existan municipios que vayan a la Xunta a decir que no tienen un solo euro para colaborar en el mantenimiento de los centros de salud" mientras que después "toman estas medidas".

Más información