Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Desalojada la iglesia de Quijorna durante la misa del Pilar por amenaza de bomba

La amenaza obliga a cancelar la misa de la patrona del municipio

Tras inspeccionar el edificio, la Guardia Civil señala que ha sido una falsa alarma

Iglesia San Juan Evangelista de Quijorna. Ampliar foto
Iglesia San Juan Evangelista de Quijorna.

La iglesia San Juan Evangelista de Quijorna, cuyas fiestas coinciden con el Día de la Virgen Pilar, ha sido desalojada este mediodía  por un aviso de bomba. A esa hora estaba prevista que se  celebrase una misa matinal. Agentes municipales han evacuado el edificio por un paquete sospechoso en el interior de la Iglesia. Artificieros de la Guardia Civil con perros especializados en la detección de explosivos han acudido tras el aviso de la policía municipal. Las fuerzas de seguridad han concluido que se trataba de una falsa alarma, tras encontrar una bolsa con un reloj despertador en su interior detrás de un confesionario .

La tensión ha alcanzado tal grado que, según testigos presentes, varios habitantes del municipio han increpado a unos periodistas de La Sexta que habían acudido a la localidad. "¡Venís aquí a malmeter! ¡Esto es culpa vuestra!", les han gritado, incluso responsabilizándoles de la cancelación de la ceremonia religiosa por la amenaza de bomba.

El viernes por la tarde la Guardia Civil montó un dispositivo especial, con dotaciones de varios municipios, en previsión de posibles altercados durante el inicio de las fiestas patronales de Quijorna, municipio de 3.000 habitantes gobernado por el Partido Popular. El colegio público Príncipes de Asturias se convirtió el 28 de septiembre, sábado, en un mercadillo de parafernalia franquista y nacionalsocialista.

La Hermandad de Regulares de Ceuta, en colaboración con el Ayuntamiento, participó en la organización de lo que se vendió como Primeras Jornadas de Exposición, Militaria y Cultura de la Defensa, en la que se vendió merchandising moderno como parches con la cruz gamada y la calavera emblema de las SS Totenkop.

Al día siguiente, la alcaldesa, Mercedes García, en el cargo desde 2003, rindió homenaje a los “caídos por Dios y por España en la defensa de Quijorna del 6 al 8 de julio de 1937”, según rezaba una placa dorada en el frontal de un monolito levantado con ese motivo en 1974. García recordó únicamente a los caídos del bando nacional en el municipio durante la batalla de Brunete: la 5ª Bandera de la Falange de Castilla, una compañía del Tabor de Ifni, un batallón del regimiento de Toledo y voluntarios falangistas locales. Los historiadores calculan entre 20.000 y 50.000 los muertos de los dos bandos durante la batalla.

La Fiscalía General del Estado se ha comprometido a investigar la feria de coleccionismo militar que algunos expositores aprovecharon para vender parafernalia moderna fascista. El Juzgado de Instrucción número 1 de Móstoles también ha abierto diligencias previas.