Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Técnicos de la Xunta detectan cobros inflados e indebidos de Fenosa

Industria ignora la petición de sus funcionarios para que denuncie los hechos al fiscal

La compañía presupuestó en un millón de euros transformadores de 1992

Polígono industrial de Morás, en el ayuntamiento coruñés de Arteixo, promovido por la empresa pública Xestur.
Polígono industrial de Morás, en el ayuntamiento coruñés de Arteixo, promovido por la empresa pública Xestur.

Técnicos de la delegación de la Xunta en A Coruña han detectado cobros inflados y “al margen de la legislación” de Unión Fenosa Distribución a la empresa pública Xestur y a compañías privadas a cambio de las instalaciones necesarias para dar suministro eléctrico a polígonos industriales. Los funcionarios han reclamado reiteradamente desde hace casi un año a la Consellería de Industria que denuncie los hechos en la fiscalía y en la Comisión Nacional de la Energía, que abra un expediente sancionador a Fenosa y que revise de oficio acuerdos económicos con esta compañía en toda Galicia, unas peticiones que el departamento de Francisco Conde ha desoído. El PP ha rechazado una solicitud de comparecencia en el Parlamento del conselleiro presentada por AGE esgrimiendo que no es un asunto de interés general.

Diversas inspecciones y al menos cuatro informes oficiales de la Xefatura Territorial de la Consellería de Industria en A Coruña desvelados por AGE han destapado “graves” irregularidades, por ejemplo, en la actuación de Fenosa en el parque empresarial de Morás (Arteixo). Los técnicos aseguran que la eléctrica exigió a Xestur —la firma autonómica que promueve polígonos industriales— y a Eólica Gallega del Atlántico —promotora de un parque eólico que se ubicará en las inmediaciones— “precios que duplican los de mercado” o los recogidos en el proyecto, así como la “cesión gratuita de una parcela” no prevista en las normas. A estas dos sociedades y a la constructora Puentes y Calzada (que ejecutó el polígono), Fenosa les ha endosado el pago de la línea de alta tensión y de la subestación, pese a que el Servizo de Enerxía e Minas de la delegación coruñesa de la Xunta sostiene que la ley obliga a la eléctrica a costear estas infraestructuras porque la propia compañía admite que servirán para mejorar “la calidad del servicio” en el área de Arteixo.

Además de infracciones administrativas, los técnicos aprecian “posibles implicaciones penales” en el comportamiento de Fenosa en el desarrollo de la red que dará suministro a este polígono, una conexión presupuestada en 5,3 millones de euros (1,1 millones para la línea de alta tensión y 4,2 para instalar una subestación). Pero no es el de Morás el único parque promovido por la Xunta en el que Fenosa está acusada de irregularidades. Según constataron los técnicos en una inspección realizada en 2012, para el abastecimiento eléctrico al polígono de Bértoa, en Carballo, Fenosa hace pagar a Xestur 2,3 millones de euros, una cantidad que incluye el pago de dos transformadores del año 1992, ya usados y procedentes de una subestación de Redondela, que a la compañía le salen gratis (así lo reconoce en el proyecto) y por los que incluso cobró una subvención en su día dentro del plan Mega para la electrificación de Galicia. Los informes cifran en un millón de euros la cantidad que Fenosa le cobra a la empresa de la Xunta por transformadores de hace 20 años.

Las alertas que han dado pie a descubrir las irregularidades en estas dos áreas industriales de la provincia de A Coruña saltaron en abril de 2012, cuando los funcionarios tuvieron que analizar el plan de inversiones de la eléctrica en la provincia para el periodo 2012-2015, presentado ante Industria y en el que estas dos infraestructuras estaban incluidas. El informe que redactaron fue desfavorable para la “totalidad” del documento, aunque, para indignación de sus autores, el director general de Industria, Ángel Bernardo Tahoces, decidió darle luz verde al plan de Fenosa con pequeñas correcciones que poco tenían que ver con la dureza del dictamen técnico. Entre las modificaciones realizadas se encuentra la retirada de la conexión eléctrica del polígono de Bértoa que Fenosa había incluido en el plan como si la financiase con su dinero.

Los técnicos pidieron sin éxito tumbar el plan de Fenosa porque, entre otras cosas, la documentación aportada por la empresa es “insuficiente para evaluar la necesidad de las obras incluidas”; se incluyen actuaciones que no paga la eléctrica o por las que ya es retribuida (por ejemplo, proyectos de mantenimiento por los que la compañía ya recibe dinero y que son presentados como inversiones); y las infraestructuras planificadas para dar suministro a los polígonos industriales de Xestur no son “coherentes con lo realmente proyectado” ni justifican “las inversiones planteadas”.

Según los datos del Servizo de Enerxía de A Coruña, el 72% de las inversiones incluidas por Fenosa en su plan para 2012-2015 no son siquiera obras para la “extensión natural de la red”, es decir, que no deberían constar en el documento porque no se realizan para atender el crecimiento y ampliación de la red existente sino que solo dan servicio a un cliente concreto y, por tanto, no tienen que ser abonadas por la eléctrica sino por el solicitante. El documento recoge incluso una partida de 3,7 millones descrita bajo el sucinto y genérico epígrafe “Varias”, además de un listado de obras retrasadas durante años (alguna planificada desde 1999) para mejorar la calidad del servicio eléctrico en zonas donde este no cumple los mínimos requisitos legales y que, según la ley, deberían haberse ejecutado en un plazo máximo de seis meses.

Las reuniones que los funcionarios mantuvieron con empleados de la eléctrica para intentar aclarar estas “deficiencias” fueron infructuosas, según advirtieron los trabajadores públicos. Fue el director general de Industria, Ángel Bernardo Tahoces, el encargado de realizar “aclaraciones” a sus técnicos de la delegación coruñesa sobre el plan de inversiones de Fenosa en Galicia y lo hizo casi un mes después de haber estampado su firma en la aprobación. Tahoces justificó el visto bueno al documento pese a las irregularidades detectadas en que “la aprobación tiene carácter meramente indicativo”.

Industria no ha querido explicar a este periódico por qué aprobó el plan de inversiones de Fenosa en A Coruña con un informe en contra de los técnicos ni las razones que le llevan a ignorar también su petición de denunciar los hechos ante el fiscal. En respuesta a las preguntas de este periódico, se ha limitado a enviar un correo electrónico en el que presume de que la Xunta ha sido la primera Administración española en aprobar los planes de inversión de las distribuidoras de energía y añade: “Los posibles conflictos entre estos proyectos y los planes son estudiados caso por caso, actualizando los planes en los casos que resulta necesario”. Una portavoz de Fenosa ha respondido que “los planes son flexibles” y que los acuerdos económicos con la empresa pública Xestur se “renegocian”. AGE considera “inaceptables” las “trabas” del PP al esclarecimiento de estas irregularidades y anuncia que acudirá a la justicia: “La Xunta opta por amparar el robo de las eléctricas en lugar de luchar contra ellas defendiendo el interés general”.