Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Munté propone a los geriátricos que reduzcan personal para ahorrar

La Generalitat mantiene una deuda con las residencias de ancianos de 160 millones de euros

Neus Munté, consejera de Bienestar Social.
Neus Munté, consejera de Bienestar Social.

 El Departamento de Bienestar Social, que dirige Neus Munté, propuso ayer a las patronales de las residencias geriátricas reducir las ratios de personal, esto es, el número de profesionales por usuario. Esto se podría traducir en una rebaja de la jornada laboral de los trabajadores, o incluso, en despidos. El objetivo es, según la Generalitat, “garantizar la sostenibilidad” de los geriátricos. Muchos de ellos denuncian que se encuentran ahogados por la deuda que la Administración mantiene con ellos y que asciende a 160 millones, según la Asociación Catalana de Recursos Asistenciales (ACRA), la principal patronal del sector.

El encuentro que mantuvieron ayer las residencias con Bienestar Social es el segundo tras los últimos recortes en la Ley de la Dependencia. A principios de mes, el departamento suspendió sin fecha la prestación económica vinculada (PEV) a residencias, una ayuda destinada a sufragar parte del coste de una plaza privada a los dependientes en lista de espera para acceder a una pública. Al mismo tiempo, la Generalitat redujo un 4,6% su aportación para costear una plaza de un hospital del día.

Con las residencias indignadas por los recortes y el ahogo económico, la Generalitat propuso “flexibilizar” las ratios de los trabajadores, una propuesta que, según una portavoz de Bienestar Social, las patronales “han acogido bien y se han comprometido a estudiarla”. El departamento añade que todavía no se ha concretado esta modificación de las ratios.

Más plazas concertadas

A cambio de la modificación de las plantillas, la Generalitat propuso también en la reunión transformar las plazas colaboradoras de los geriátricos en plazas concertadas, una medida que beneficia a las residencias. “Para el usuario será lo mismo, pero a nosotros nos da mayor seguridad jurídica porque en las concertadas, tienes un presupuesto asignado a principio de año, independientemente de si se ocupa o no la plaza. En cambio, con las colaboradoras, la Generalitat solo te paga si cubres la plaza”, explicó la directora general de ACRA, Montse Llopis.

Las patronales también exigieron a la Generalitat que concrete un calendario de pago de la deuda, algo que declinó el miércoles el presidente Artur Mas, que se reunió con ACRA. En dicho encuentro, Mas se comprometió a no hacer ningún ajuste más en Dependencia, así que no se aplicará el recorte del 3,5% con el que había amagado Bienestar, según las patronales.