Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

ERC lamenta que Mas no haya ahondado en las estructuras de Estado

Rovira celebra el compromiso de Mas con la consulta pero admite que ha sido poco ambicioso

El PP deplora que el presidente catalán condicione el diálogo con Rajoy al referéndum

ERC lamenta que Mas no haya ahondado en las estructuras de Estado Ampliar foto

Esquerra Republicana esperaba más del discurso del presidente de la Generalitat. Los republicanos han oído satisfechos como Artur Mas se comprometía a fijar la pregunta de la consulta y la fecha antes de finales de año, pero les han faltado la promesa de “estructuras de Estado” necesarias para una Cataluña independiente: “Hemos echado de menso cierta ambición en la construcción de las estructuras de Estado y es evidente que creemos que se debe concretar aún mucho más la agenda de la transición nacional”, ha lamentado la secretaria general republicana, Marta Rovira. Es el único reproche que ha hecho públicamente ERC al presidente, a la espera del discurso que hará mañana el presidente del partido, Oriol Junqueras.

Corresponderemos a la petición de hacer pinya", anuncia la secretaria general de Esquerra

Aunque el discurso de Mas no ha sido del agrado de algunos diputados, como ha evidenciado el seguimiento en Twitter que hacían algunos miembros de ERC, quejosos por el análisis positivo de la situación económica. Rovira ha preferido obviar este reproche y solo ha reclamado a Mas un matiz semántico: “Entendemos que se anuncie que se pone fin a los recortes sociales, pero nos gustaría ponerlo en positivo, que se empiece a reconstruir el Estado del Bienestar”.

Mas está volviendo hacer un nuevo tour de fuerza al proponer la consulta legal", señala el socialista Lucena

La secretaria general de ERC ha intentado cumplir con el propósito con el que el partido llega al debate: mostrar que el pacto de estabilidad con CiU funciona a la perfección y que hay un Gobierno fuerte. Intentaremos corresponder a la apelación para hacer pinya en estos momentos”, ha dicho Rovira, que ha rechazado criticar el análisis económico de Mas: “No entraremos a valorar si estamos de acuerdo en los puntos fuertes o si los puntos débiles son exhaustivos. Lo que haremos es trabajar para reflejar en las propuestas de resolución aquellos puntos que creemos que debemos trabajar de forma más insistente”.

Roza la inmoralidad que hable de la dignidad de los  catalanes que fueron a la cadena humana", lamenta Millo, del PP

El Partit dels Socialistes ha interpretado que Mas ha regresado a la estrategia que expuso antes de la Diada cuando se mostró partidario de convocar una consulta legal en 2014 y, si no podía, celebrar las elecciones en 2016 de carácter plebiscitario. "Está haciendo un nuevo tour de fuerza. Darle ese cariz a los comicios sería un disparate. Menos ese final, nos parece bien que quiera agotar la legislatura", ha analizado Maurici Lucena, portavoz socialista. Sin embargo, ha puesto el discurso de Mas en cuarentena al señalar que, actualmente, manda tanto o más que el presidente catalán Oriol Junqueras o Carme Forcadell, la presidenta de la Asamblea Nacional Catalana. "O los convergentes más exaltados como Josep Rull, Jordi Turull y Francesc Homs", ha dicho. Y en ese punto, ha lamentado que Mas no haya apelado a otras vías diferentes a las del inmovilismo y la secesión. "Al menos ya ha pronunciado la palabra independencia", ha deslizado Lucena con ironía. "Algunos son duros de oído al no atender al discurso de la Unión Europea (que vetaría una eventual Cataluña independiente). Parece que algunos se transportan a una realidad virtual". Con todo, el PSC ha celebrado que Mas no haya hablado únicamente en este debate, a diferencia de lo que sucedió el año pasado, solo de soberanismo.

No aceptaremos un plan B para la consulta. Y nos ofende la realidad social que ha descrito Mas", afirma Camats

Mucho más enérgico, el Partido Popular realizó una crítica feroz al discurso de Mas a quien acusó de supeditar el diálogo con Mariano Rajoy a la celebración de la consulta. "La carta de Rajoy a Mas tenía la virtud de estar abierta a negociar sin condiciones previas", ha remarcado Enric Millo, portavoz popular. "Ya lo ha dicho Mas: estamos en la dimensión desconocida, sin proyectos concretos y con una amenaza latente de elecciones anticipadas", ha señalado el popular. Millo ha subrayado que Mas ha invertido 45 minutos a disertar sobre el soberanismo y tan solo 45 segundos al paro. Los populares han deplorado también que Mas no haya dedicado ni un "segundo" al modelo de financiación, la gran baza del PP para intentar diluir el independentismo. Y ha señalado que Mas ha rozado la "inmoralidad" cuando se ha referido a la "dignidad" que mostraron los ciudadanos que participaron en la cadena humana de la Diada. "Es un insulto y un desprecio a los que no se manifestaron. Presenta al mundo una Cataluña de buenos y males; de ganadores y perdedores. Es un planteamiento terrible, inaceptable e intolerable que roza la inmoralidad", ha destacado.

Ha dado un portazo al diálogo. No puede chantajear. Mas Es un presidente bomba", afirma Jordi Cañas, de Ciutadans

Iniciativa per Catalunya (ICV-EUiA) ha lanzó una seria advertencia a Mas: el proceso soberanista se debe hacer con “acuerdos de mayoría”, en palabras de la portavoz Dolors Camats. Tras coincidir con el relato expuesto por Mas sobre la evolución de las relaciones entre Cataluña y el resto de España, Camats ha urgido a convocar la consulta y ha rechazado un sucedáneo en forma de elecciones plebiscitarias: “No nos sirven planes B”. Una de cal y otra de arena. Pese a los guiños al  proceso soberanista, Camats se ha convertido en un reguero de críticas al tratar la situación económica. “Nos ofende el relato del president de la Generalitat con el país que nos ha presentado", ha cargado Camats, que ha dudado del conocimiento que Mas tiene “de la vida de los catalanes”.

La consulta no se negocia, sino que se ejerce y se respeta". avisa Quim Arrufat, de la CUP

Ciutadans ha acogido con estupor el discurso de Mas al lamentar que haya dado un "portazo al diálogo y a las instituciones". "Un Gobierno no puede imponer y chantajear", ha afirmado Jordi Cañas, que ha definido a Mas como "un presidente bomba". "Mas es un presidente enrocado en 2014 que quiere vincular su futuro al de Cataluña. Hay que ofrecer una alternativa política y un giro de 180 grados. Ha perdido el sentido de la responsabilidad, de la realidad y es una amenaza para la convivencia".

Para la CUP, Mas se ha equivocado en supeditar el referéndum al permiso del Estado. "La consulta no se negocia, sino que se ejerce y se respeta", ha subrayado el portavoz de la formación, Quim Arrufat. "Mas se mueve en el terreno del deseo, y sería bueno que el Estado nos dejara [convocar la consulta]. Pero más allá de las voluntades de un proceso en el que entendemos que hay mayorías claras, se exige determinación y no solo voluntad", ha agregado. En el plano económico, Arrufat ha lamentado que Mas "haya pasado por encima de abordar la inmensidad de los problemas de esta sociedad".