Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La EMVS deberá pagar más de 700.000 euros a una comunidad de vecinos

La empresa constructora, condenada a abonar casi la mitad por desperfectos en un edificio del PAU de Carabanchel

El Juzgado de Primera Instancia número 89 de Madrid ha condenado este lunes a la Empresa Municipal de la Vivienda y Suelo de Madrid (EMVS) a pagar 760.440 euros a una comunidad de vecinos del PAU de Carabanchel por deficiencias en la construcción de su edificio. La sentencia es recurrible ante la Audiencia Provincial, por lo que la comunidad de propietarios de la calle Patrimonio de la Humanidad número 1 no recibirán todavía el dinero. Aunque el despacho de abogados que ha llevado el caso, De la Llave y Asociados, lo considera "una primera victoria" y esperan que prospere. El Juzgado ha condenado, asimismo, a la constructora Ploder Ucesa, S.A.U a pagar casi la mitad de la sentencia: unos 300.000 euros, según este bufete, especialista en derecho de la construcción e inmobiliario.  

La EMVS afirma que la sentencia, en efecto, es recurrible y que ha sido condenada por su responsabilidad derivada de su condición de promotora y por una cantidad "notablemente inferior a esos 760.440 euros". Este organismo recuerda que como promotor tiene en su poder las garantías del contrato de obra (retenciones y aval), por lo que en ningún caso tendría que hacer el desembolso de la cantidad que establezca la sentencia del recurso. En caso de que esta sea finalmente firme, la empresa municipal de la vivienda "podría dirigirse contra quienes considere culpable de los daños por los que ha sido condenada: constructora, dirección de obra, dirección facultativa y cualquier agente de la edificación", adelantan.

Las viviendas sociales fueron entregadas el 30 de enero de 2008. Según explican los abogados de los vecinos, los pisos presentaban desde el inicio defectos en la construcción "que comprometían de forma grave la habitabilidad del edificio" tales como deficiencias en el aislamiento térmico —puertas y ventanas que permiten el paso del agua y el viento—; un sistema de calefacción "ineficaz" con "constantes" averías que además "genera altísimos consumos de gas"; una red de saneamiento "mal diseñada y con continuos atascos, humedades y filtraciones"; y un sistema de riego "ineficaz". 

Los letrados aseguran también que el sistema de captación de energía solar, que exige la normativa, "nunca ha funcionado" y que hay restos de escombros en zonas muertas del edificio que favorecen la proliferación de ratas o insectos. Ante tal situación, los vecinos reclamaron a la EMVS, pero al no obtener respuesta decidieron emprender acciones judiciales en 2011, explican estas mismas fuentes. 

En total, hay 141 viviendas afectadas. Hasta ahora los vecinos no han puesto dinero para hacer frente a los desperfectos, pero fuentes de esa misma comunidad deslizan que en la próxima junta se planteará una derrama de unos 6.000 euros por cabeza. Estas mismas fuentes aseguran que esta misma mañana se ha venido abajo el techo de un pasillo común.

En mayo, la EMVS se declaró insolvente y decidió vender 1.860 pisos de alquiler de los 6.152 de su patrimonio. El edificio del PAU de Carabanchel fue proyectado por el prestigioso arquitecto Thom Mayne, ganador de un premio Pritzker [considerado el Nobel de la Arquitectura]. El encargado de entregar las llaves fue el exalcalde de Madrid, Alberto Ruiz-Gallardón. En 2008, el entonces regidor de la capital definió a ese lote como "un hito arquitectónico que enriquece el entorno urbano" además de satisfacer los principios de "universalidad, equidad, innovación y sostenibilidad". La promoción supuso una inversión de 8,9 millones de euros. "Un esfuerzo solidario de todos los madrileños que permite ofrecer estas viviendas a un precio tres veces inferior al del mercado", dijo el hoy ministro de Justicia.

Sigue con nosotros la actualidad de Madrid en Facebook, en Twitter y en nuestro Patio de Vecinos en Instagram