Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El consejero Puig asegura que la crisis ha terminado y que “es el pasado”

El responsable de Empresa y Empleo presenta un nuevo plan de políticas industriales

El responsable de Industria advierte de que se han acabado las subvenciones

Los sindicatos CC OO y UGT critican la visión optimista del consejero y recuerdan los recortes

Felip Puig, consejero de Empresa y Empleo.
Felip Puig, consejero de Empresa y Empleo.

"La crisis ha terminado, es el pasado. Ahora lo que nos toca hacer es política para el escenario económico actual, reorientarlo y reordernarlo". Sin aportar ningún dato, ningún ejemplo, ningún argumento que apoye una afirmación de este calibre, el consejero de Empresa y Empleo de la Generalitat, Felip Puig ha dado esta mañana la crisis por finalizada, obviando el conflicto en el que están inmersas empresas como Panrico (cuyos trabajadores no cobran porque en la caja solo hay para pagar a proveedores), Roca (que ha manifestado su intención de cerrar la planta de Santa Margarida i els Monjos) o Alstom (que no fabricará los vagones del metro de Riad, pese a haberlos inventado y deberá aplicar doble escala salarial si quiere nuevos pedidos). El consejero arrancaba así la presentación de un nuevo plan de políticas industriales del Gobierno catalán, pese a que en teoría todavía está vigente el que en febrero de 2012 ideó su antecesor en el cargo, Francesc Xavier Mena, el "plan de actuaciones industriales y empresariales" para el periodo 2012-2014 en el que el Gobierno prometió invertir 205 millones de euros.

El plan, llamado Una estrategia industrial para Cataluña, tampoco incluye datos, ni cifras, ni dotación presupuestaria. Es un documento de 17 páginas en formato Power Point que habla de los retos de la industria (incrementar la internacionalización, el I+D, el tamño de las empresas, la cualificación de los empleados, etc) y pilota sobre siete ámbitos estratégicos (alimentación, energía y recursos, sistemas industriales, industrias del diseño, de la movilidad sostenible, de la salud y de basadas en la experiencia). La idea del plan es cruzar los siete ámbitos con los instrumentos de política industrial ya existente (como son los clusters o los programas de internacionalización) y crear programas específicos que se irán publicitando en las próximas semanas o meses. El documento de presentación, que no se apoya en ningún informe más extenso o memoria, fue presentado la semana pasada a representantes de los sindicatos y las patronales durante una reunión a la que fueron invitados por el departamento.

Durante la exposición de hoy Puig ha recurrido a la frase "Cataluña será industrial o no será" y ha manifestado que el territorio "necesita reindustrializarse, liderar la vuelta a la reactivación económica". Sobre la ausencia de presupuestos en el documento presentado a los medios de comunicación, el consejero ha respondido: "Hay presupuestos, pero no me quiero quedar en la cifra, hay dinero y lo iremos levantando". Lo que sí ha aclarado es que "se han acabado las subvenciones". "El gobierno ha de poner los instrumentos pero quien debe liderar son las empresas, nosotros las acompañamos", ha dicho.

Los sindicatos CC OO y UGT han criticado hoy la afirmación de Puig sobre el fin de la crisis. El secretario general de CC OO, Joan Carles Gallego, ha replicado hoy al consejero que Cataluña "continúa instalada en la crisis y en las políticas de recortes" pese a la visión optimista sobre la situación económica expresada por el responsable de empresa y empleo. Por su parte, el secretario de acción sindical de UGT, Camil Ros, ha publicado un comentario en la red social Twitter en el que acusa al consejero de "hacer una campaña de publicitat industrial y ocupación sin políticas industriales ni de ocupación reales".

A cierre de 2012 el PIB industrial era del 19,3% en Cataluña, ha recordado el director general de Industria, Anton Maria Grau, y el objetivo es que alcance el 20%. Si se miran las cifras del sector, la cara son las exportaciones (55.778 millones de euros en 20102, un 5,4% más que en 2011, pero un crecimiento menor al de los dos años anteriores, según el Idescat); la cruz es la destrucción de empleo (262.9000 empleos entre el primer trimestre de 2008 y el de este año) y de empresas del sector (casi 9.000 desde 2008).

Con esta paradoja las patronales Fomento y Pimec, los sindicatos CC OO y UGT, las universidades (UB, UAB y UPC) y los colegios de Economistas, de Ingenieros y de Ingenieros Técnicos integrados en el Pacto por la Industria presentaron a finales del año pasado un manifiesto en el que exigían al Gobierno catalán una política industrial fuerte (también fue presentado en el parlamento) y que en junio de este año se concretó en un documento de 138 propuestas para impulsar el sector. Ambas iniciativas causaron malestar en el Gobierno catalán por no haber sido invitado a sumarse.