Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Madrid exige a Rajoy que cambie ya la ley antitabaco para posibilitar Eurovegas

González reitera que con la actual legislación el megacasino no se construirá

González, en la inauguración de una biblioteca en Pozuelo. Ampliar foto
González, en la inauguración de una biblioteca en Pozuelo.

La tibieza con la que el Gobierno de Mariano Rajoy ha abordado la reforma de la ley antitabaco para que en los proyectados casinos de Eurovegas se pudiera fumar —un asunto especialmente espinoso que “de momento” no entra en los planes del Ejecutivo— desembocó este martes en un enfrentamiento del Ejecutivo de Ignacio González, también del PP, con La Moncloa. “Corremos un serio riesgo de que Eurovegas se vaya a otro sitio. Si no andamos listos, lo podamos perder. Sería terrible que pasara esta oportunidad, pero las empresas no esperan eternamente”, afirmó el presidente madrileño, que responsabilizó a la Administración central en caso de que finalmente sea así.

Aunque no ha puesto ninguna fecha como ultimátum, Las Vegas Sands —la empresa que promociona el proyecto que sobre el papel supone 17.000 millones de euros en inversiones y 250.000 empleos— le ha trasladado al Gobierno regional que, frente a la lentitud de las autoridades españolas, otros países se ofrecen para albergar el proyecto. “Nosotros [Madrid] ya hemos establecido un marco legal, una normativa para un modelo que no existía aquí. Pero el marco no está todavía resuelto a nivel estatal... Las Vegas Sands está decidida a venir a Madrid, pero puede dar prioridad a otro sitio donde lo vea más factible. Cuando una empresa de esta naturaleza tiene la intención de invertir, lo hace donde encuentra colaboración. Si no la encuentran, estas empresas lo buscan en otras partes del mundo”, ahondó González.

La rapidez que reclama el presidente madrileño contrasta con los tiempos con que se maneja el gabinete de Rajoy. Fuentes del Gobierno afirman en privado que el apoyo a Eurovegas existe, pero que están buscando la mejor fórmula para cumplir con los requisitos del empresario Sheldon Adelson. La más probable para el Ejecutivo es que la Comunidad presente una iniciativa legislativa en la Asamblea de Madrid en la que se solicite para el Gobierno regional tener la competencia en materia de tabaco. Una receta que no cuenta con el visto bueno de González, que ve cómo se le acaba el tiempo.

Si en algo se ha esmerado especialmente la Comunidad desde que le echó el lazo al proyecto, ha sido en facilitar el desembarco de Adelson desde meses antes de que la firma estadounidense se decantase formalmente, el pasado febrero, por 750 hectáreas al norte de Alcorcón para levantar los rascacielos infinitos —sin límites de altura, por ley— de Eurovegas. Para entonces, el Gobierno autónomo había aprobado una batería de rebajas y exenciones fiscales, bajando por ejemplo el tipo máximo sobre el juego del 45% al 10%. O dotando a los modelos de negocio como Eurovegas con una bonificación del 95% en el impuesto de transmisiones patrimoniales.

Solo faltaba por resolver, y ahí sigue, la posibilidad de fumar. Un aspecto innegociable para Adelson. “El asunto del tabaco corresponde al Gobierno de España. Está trabajando en ello y se resolverá en los próximos meses… Habrá una posibilidad restringida de fumar”, llegó a afirmar González durante la presentación del proyecto hace siete meses. El respaldo de Rajoy a la operación —“[Eurovegas] es un buen proyecto, lo apoyamos”—, tras recibir en dos ocasiones en La Moncloa a Adelson con un tratamiento digno de un jefe de Estado, parecía indicar que el proyecto, a falta de unos flecos, estaba encaminado.

Al menos eso es lo que creía González, cuyas palabras colisionaron con las del Gobierno nacional. El ministro de Industria, Energía y Turismo, José Manuel Soria, salió al quite por la tarde sembrando la duda sobre la financiación con la que cuenta Las Vegas Sands. Soria también dijo desconocer a qué se refería en concreto González al demandar un marco legal. “El problema de Eurovegas no es la financiación, sino la actual indefinición del marco legal, que compete al Gobierno”, le replicó Salvador Victoria, consejero de Presidencia y número dos de González. El también portavoz de la Comunidad ya pidió la semana pasada que se aclarase la incertidumbre en torno al proyecto. “Esta inversión cobra más relevancia después de la decepción de Madrid 2020, y la Comunidad ha hecho todas sus tareas para atraerla. Lo que queda pendiente le corresponde al Gobierno de la nación”, expresó el jueves en una notable subida de decibelios. La bronca de González lo superó.

Aguirre: “Si este proyecto se va, será incomprensible”

Si alguien apostó por Eurovegas, esa fue Esperanza Aguirre. La expresidenta de la Comunidad afrontó la tarea durante la segunda legislatura de José Luis Rodríguez Zapatero como presidente del Gobierno (PSOE), en sintonía con el ministro de Industria, Miguel Sebastián. De ahí su reacción furibunda: “Si este proyecto se va, si España lo desaprovecha por no hacer los cambios legislativos, que no han tenido empacho en hacer Estados Unidos o Singapur, me parecerá incomprensible”.

Aguirre fue la primera en reabrir el debate relativo a un relajamiento de la ley antitabaco para permitir fumar en los locales de juego. El año pasado, antes de que Las Vegas Sands optase por Madrid, la todavía presidenta de la Comunidad reclamó al Gobierno central que cambiase “todas las leyes que hiciesen falta” para atar el proyecto. “Si Singapur es un lugar tan exigente y permite fumar en el casino, dentro de las salas de la ruleta, y lo mismo Estados Unidos, ¿por qué no fumar en los casinos de España?”, reflexionó.