El nuevo curso se estrena con 20.674 alumnos más, pero los mismos profesores

Se cerrarán 73 aulas de P-3 en la pública y 57 grupos de la concertada de todos los niveles

Ningún profesor más para atender a los 20.674 alumnos que tendrá el próximo curso que empieza el jueves 12 de septiembre. Este desajuste es mayor si se tiene en cuenta el último curso, en que hubo 30.000 estudiantes más, pero 3.000 profesores menos. No obstante, la consejera de Enseñanza, Irene Rigau, ha subrayado el esfuerzo realizado este curso para poder mantener la plantilla en las escuelas públicas, que será de 63.962 plazas. Rigau ha asegurado que este año se han cubierto todas las jubilaciones (1.635) y además se ha mejorado las condiciones de 2.245 docentes sustitutos, que ahora pasan a ser interinos, así que trabajarán todo el curso y toda la jornada (ahora los sustitutos solo cobran el 85%).

El nuevo curso también vendrá marcado por el descenso de natalidad, que hace que la población escolar descienda en los primeros años (la etapa de infantil de 3 a 5 años pierde 2.740 alumnos, un 1%), mientras que crece la primaria y secundaria. Este adelgazamiento de la parte baja de la pirámide escolar provocará el cierre de 74 aulas de P-3 en la pública y de escuelas enteras como la de can Montllor, en Terrassa, y L'Aixernador en Argentona, además de tres rurales. La concertada perderá 57 grupos, tanto de Primaria como Secundaria. En su conjunto, sin embargo, el número de clases aumenta en 275 en la pública y 12 en la concertada.

El número de clases aumenta

No se conoce el presupuesto destinado para educación el próximo curso, debido a la prórroga de las cuentas, pero sí se sabe que durante la primera mitad de este año el gasto del Departamento de Enseñanza ha caído un 10% hasta los 2.500 millones. Rigau ha asegurado que el ahorro sale, principalmente, de la ralentización en la construcción de nuevas escuelas, del cierre de aulas y colegios, de pagar solo el 85% del sueldo a los profesores sustitutos,

En los aspectos académicos, una de las medidas novedosas para reducir el alto índice de fracaso escolar (uno de cada cinco alumnos no llega a obtener el graduado escolar) es la puesta en marcha del Programa Intensivo de Mejora (PIM) para los 4.100 alumnos de primero de ESO más rezagados, aunque es voluntario participar en él. El Plan consiste en aumentar una hora de clase a la semana de castellano y catalán, y dos horas de matemáticas, para reforzar el conocimiento de estas asignaturas básicas. Estas horas adicionales se harán durante el horario lectivo a costa de las materias optativas y cada centro podrá decidir si separa a estos alumnos en grupos aparte durante toda la asignatura, o solo durante las horas adicionales.

23 familias han pedido la escolarización en castellano

Paralelamente, Enseñanza pondrá en marcha unas “auditorías pedagógicas” a los 96 centros escolares con peores resultados académicos para analizar el motivo de estos resultados e intentar revertirlos. La finalidad de esta iniciativa es "evitar las zonas académicas que queden cronificadas en el fracaso". Enseñanza recopilará diferentes datos de los centros, como el entorno, el tipo de alumnado, la organización de su horario, los recursos docentes, las ratios, etc. En base a esto, el departamento hará un diagnóstico y propondrá medidas "singularizadas" y adaptadas a cada centro.

Rigau también ha destacado que han descendido las familias que piden la escolarización en castellano. Según sus datos, a fecha de 30 de julio de este año lo habían solicitado 23 familias, mientras que en el 2012 fueron 26 familias y en 2011, 263.

Menos titulaciones universitarias

Marta R. Font. Girona

El curso escolar empezará el jueves 12, pero este viernes se ha inaugurado oficialmente el universitario. Su máximo responsable, el consejero de Economía, Andreu Mas-Colell, ha apostado por simplificar la oferta de grados para facilitar la elección de carrera a los alumnos. “No podemos pedir a jóvenes de 17 años que decidan sobre 460 puertas de entrada, es una cifra desproporcionadamente alta”, ha indicado el consejero en la Universidad de Girona. Mas-Colell propone que haya menos titulaciones y más genéricas y que el alumno se vaya especializando a medida que avanza en sus estudios.

Archivado En:

Te puede interesar

Lo más visto en...

Top 50