El PP pide medidas urgentes ante la crisis del Auditorio de Vigo

Caballero convoca para septiembre a la comisión de seguimiento de las instalaciones

De cara al exterior, el alcalde de Vigo, Abel Caballero, trata de aparentar tranquilidad acerca del Auditorio-Palacio de Congresos Mar de Vigo. “Funciona a pleno rendimiento y con actividad programada”, afirmó el miércoles, tras conocer la demanda por 9 millones de euros presentada por el hotel Carrís contra la gestora del centro. Pero el Ayuntamiento es consciente de la delicada situación y del riesgo económico que supone para las arcas municipales, por lo que esta mañana ha decidido convocar la comisión de seguimiento del complejo, aunque Caballero ha asegurado hacerlo “por imperativo legal”.

La comisión se reunirá el 9 de septiembre. En opinión del PP, demasiado tarde. El portavoz municipal de los populares, José Manuel Figueroa, ha instado al alcalde a convocar la comisión “de forma inmediata y urgente”, con una semana de plazo máximo, puesto que el cese de la actividad del hotel está previsto para el 1 de octubre, en cumplimiento de una orden judicial de desahucio por impago de las cuotas. “El tema es lo suficientemente grave como para que el regidor no continúe mudo”, ha acusado Figueroa, que ha reclamado al alcalde que haga público “todo lo que ocurre con esta infraestructura antes de que desaparezca para siempre”.

El PP también lamenta que no se haya revelado si existe la auditoría operativa sobre el funcionamiento de los servicios que cada dos años debe presentar la concesionaria, una unión temporal de empresas integrada por Sacyr, Novagalicia Banco y el Grupo Puentes. “Alguien que amplió la concesión a la empresa del Auditorio en 25 años, le puso encima de la mesa cinco millones de euros más y decidió reducir en dos plantas el aparcamiento previsto no puede decir que no tiene nada que ver con el cierre del hotel Carrís ni de la situación que atraviesa el Auditorio”, ha criticado Figueroa.

La cadena Carrís informó este miércoles de la presentación de una demanda de nueve millones por daños y perjucios contra la concesionaria del Auditorio por lo que considera un incumplimiento de contrato, ya que el hotel debería formar parte de un complejo de oficinas, área comercial y cultural, restauración y aparcamiento. Cuando el desahucio del hotel se consume, la actividad en el edificio del arquitecto César Portela en Beiramar se limitará a la que desarrolle la operadora de conciertos y congresos. La entidad que gestiona el complejo viene acusando por su parte al Ayuntamiento por “paralizar el planeamiento urbanístico del área circundante”. Caballero declaró el miércoles que el problema del Auditorio-Palacio de Congresos es “bilateral, entre la UTE concesional y las empresas explotadoras de los espacios”.

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete
Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS