Compromís reclama que se investigue la privatización de las resonancias

La coalición quiere conocer los "intereses ocultos" que se esconden detrás de la privatización

El servicio público de las resonancias magnéticas es más barato que el que presta la iniciativa privada, pese a todas las proclamas emitidas desde el PP en sentido contrario. Un informe de la Sindicatura de Comptes ha venido a cuestionar el mantra que los conservadores sostienen como una verdad inmutable. El estudio en cuestión, que la Sindicatura dio a conocer el pasado jueves, más los escándalos que rodearon la concesión del servicio de resonancias magnéticas por parte de la Generalitat en su día ha provocado que la coalición Compromís reclame la apertura de una comisión de investigación. Su diputado Fran Ferri quiere conocer "qué intereses ocultos se esconden detrás de una privatización que contó con denuncias por parte de empresas que consideraron que los concursos estaban hechos a medida de empresas próximas al Partido Popular".

El Consell firmó en 2008 un convenio con la UTE Erescanner Salud, formada por las empresas Eresa, Inscanner, Beanaca SA y Ribera Salud. Inscanner es una empresa relacionada con el PP a través de uno de sus fundadores. Luis de la Concepción, ya fallecido, fue exdiputado autonómico conservador y presidente de la Comisión de Salud en las Cortes Valencianas. En la primera privatización del servicio que se efectuó bajo la presidencia de Eduardo Zaplana, Inscanner se hizo cargo de la prestación del servicio en varios hospitales.

El Consell reaccionó ayer ante el informe de la Sindicatura. El vicepresidente José Ciscar afirmó que se está renegociando el contrato actual "desde antes" de que se hiciera público el informe; mientras que el consejero de Sanidad, Manuel Llombart, señaló que el mismo "no tiene en cuenta algunos aspectos" y destacó que "la colaboración con la empresa está siendo muy intensa". Ambos recordaron que el contrato suscrito en 2008 estará vigente hasta el año 2018 y que durante ese periodo las obligaciones asumidas "limitan el margen de maniobra de la Generalitat", a pesar de lo cual el Consell está "buscando fórmulas que no sean perjudiciales para la empresa concesionaria y que sean rentables".

Los resultados del informe de resonancias magnéticas emitido por la Sindicatura de Comptes demostraron que la gestión pública de las resonancias magnéticas ahorraría hasta 16,7 millones de euros al año. La Sindicatura concluyó que el coste medio por exploración fue con el modelo privatizado de 257,1 euros; mientras que si se hubiera realizado "con medios propios" habría sido de 108,3 euros. El documento destaca que si el contraste para las resonancias, fuese "adquirido directamente por los hospitales y no suministrado por la empresa concertada" podrían ahorrarse aproximadamente 900.000 euros.

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete

Regístrate gratis para seguir leyendo

Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS