Un anónimo paga en Alcoi las tasas de unos universitarios sin beca

El donante ha aportado 10.000 euros a los estudiantes de la Politécnica Los alumnos se habían quedado en una precaria situación económica

Un ciudadano de Alcoi se dirigió a los responsables del campus que la Universitat Politècnica de Valencia (UPV) tiene en la localidad alicantina para expresar su voluntad de ayudar a aquellos estudiantes que no pudiese continuar sus titulaciones por problemas económicos. Impuso dos condiciones: mantener en absoluto anonimato su nombre y que su contribución fuera a parar a alumnos con buen rendimiento académico.

"Se han beneficiado 11 estudiantes con problemas económicos para hacer frente pagos pendientes de sus matrículas, o bien porque ya no tienen becas o bien porque ellos mismos o su familia se han encontrado en una situación complicada por la pérdida de sus puestos de trabajo, por ejemplo", explica el subdirector de Relaciones con el Entorno del campus alcoyano, Pablo Díaz. La institución académica eligió a los beneficiarios con el visto bueno del donante, que ha aportado cerca de 10.000 euros. "Tampoco nos pedía que fueran aquellos con un expediente excelente, pero sí tienen que mostrar un claro interés por sus estudios", añade Díaz. 

Más información
Opinión: Becas, tasas e igualdad de oportunidades en la universidad
Educación ha denegado 40.000 becas más que el curso anterior
El intrincado mundo de las becas
Desciende el número de estudiantes en las universidades públicas

Los alumnos escogidos han padecido los recortes presupuestarios en materia educativa, quedándose sin beca, o los embates de la crisis económica en el seno de sus familias. En Alcoi se cursan diversas titulaciones de Ingeniería (Química, Mecánica, Electrónica, Diseño Industrial e Informática), además de Administración y Dirección de Empresas (ADE).   

Desde el Campus de Alcoy de la Universitat Politècnica de València han expresado su "agradecimiento por la ayuda altruista de este alcoyano, que permitirá a estos alumnos continuar sus estudios con normalidad".

Además, la UPV subraya que esta "no es la única iniciativa" solidaria que se ha puesto en marcha en el seno de la entidad educativa valenciana. Así, "la Delegación de Alumnos de la Universitat Politècnica de València ha decidido transferir 25.000 euros de su presupuesto actual para que la Universidad los destine a aumentar la partida de becas por causas sobrevenidas, ideadas para aquellos alumnos que sufren una precaria situación económica, ya sea por fallecimiento de alguno de los padres o por la pérdida del empleo", señala una nota de prensa.

Fondos solidarios de becas

Además, desde la Delegación de Alumnos se ha promovido la creación de un fondo solidario con el objetivo de aumentar la partida de becas para alumnos en situaciones extremas.

Con esta iniciativa, lo que se pretende es implicar todo lo posible a la comunidad universitaria para ayudar al mayor número de alumnos posible, lo que evitaría que tengan que abandonar sus estudios por impago, según explica la Delegada de Alumnos, Inma Serrano. De momento, ya han donado otros 2.000 euros (remanente de actividades ya celebradas) para la puesta en marcha de este proyecto.

En concreto, la propuesta de la Delegación de Alumnos de la UPV es que cualquier persona de la comunidad universitaria, independientemente del colectivo al que pertenezca, pueda colaborar con una pequeña aportación económica -desde un euro- destinada a incrementar la partida de becas para apoyar a estudiantes de esta institución académica que se vean con problemas o dificultades económicas por causas sobrevenidas o graves que dificulten la continuidad de sus estudios.

Sobre la firma

Ferran Bono

Redactor de EL PAÍS en la Comunidad Valenciana. Con anterioridad, ha ejercido como jefe de sección de Cultura. Licenciado en Lengua Española y Filología Catalana por la Universitat de València y máster UAM-EL PAÍS, ha desarrollado la mayor parte de su trayectoria periodística en el campo de la cultura.

Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS