Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra
LOS ESCÁNDALOS DE LA SANIDAD CATALANA

La Sindicatura admite que usó una vía insólita para archivar el ‘caso Crespo’

El diputado de CiU reconoce que cobró como médico mientras era alcalde de Lloret

Jaume Amat admite en el Parlament que solo dos de los 683 informes del ente han sido aparcados Uno de ellos fue el de la Corporación de Salud de la Selva y el Maresme

Xavier Crespo, en los pasillos del Parlament antes de comparecer en la comisión que investiga los escándalos en sanidad.
Xavier Crespo, en los pasillos del Parlament antes de comparecer en la comisión que investiga los escándalos en sanidad.

La comisión que investiga los escándalos en la sanidad pública catalana evidenció ayer que CiU y el PSC se conjuraron para no salir dañados al airearse los trapos sucios de la sanidad catalana. La sesión de ayer sirvió para analizar el llamado ‘informe Crespo’, el análisis que el síndico Agustí Colom hizo en 2006, que recogía un cúmulo de irregularidades en Centres Mèdics Selva i Maresme (CMSM) —filial de gestión privada de la Corporació de Salut del Maresme i la Selva— y las retribuciones irregulares al ahora diputado de CiU y entonces alcalde de Lloret de Mar, Xavier Crespo. El documento fue descalificado por todos los comparecientes, sin que su autor, vetado por CiU y PSC pudiera defenderse.

El documento fue archivado en 2006 por el pleno de la Sindicatura y lo aparcó sin encargárselo a otro síndico. Un procedimiento insólito, según reconoció el actual síndico mayor, Jaume Amat, que apuntó que solo ha sucedido en dos casos de los 683 realizados por el ente fiscalizador: “Es un caso extraño. No solo no se aprobó sino que se decidió que decayera del plan de trabajo y no siguiera la investigación”, dijo Amat, que atribuyó a “razones técnicas” la parálisis. La Sindicatura envió un informe al Tribunal de Cuentas, sin detallar las irregularidades, y el documento fue archivado. Sin embargo, cuando EL PAÍS destapó el informe en 2012, la Fiscalía decidió reabrir el caso.

Crespo, imputado en otro caso por presunta relación con la mafia rusa, evitó hablar de la investigación en curso. Construyó su intervención sobre las críticas al informe y en presentarse como víctima. “Si yo no hubiese sido alcalde de Lloret de Mar, esto no hubiera pasado”. Según el documento de la Sindicatura, él y su esposa, también doctora, percibieron hasta 209.000 euros en pagos irregulares. Crespo trató de justificar todas estas cantidades, ayudado por las comparecencias previas de los anteriores responsables de la Corporación. El ex alcalde de Lloret negó que hubiera recibido ningún sobresueldo. Aseguró que fue contratado en 2000 para gestionar CMSM, que además adquiría su cartera de clientes por 80.000 euros y le aseguraba unos ingresos equiparables a los que tenía trabajando por su cuenta.

Crespo, nombrado alcalde en 2003, abandonó entonces la gerencia. Pero ayer admitió que cobró como médico ya en el cargo, sin comunicarlo al pleno hasta 2005. El diputado dijo que retomó la actividad porque lo pedían los pacientes. “Me decían, 'doctor, no me deje hasta que me muera'”. Los detalles del contrato señalados como irregulares por el informe de la sindicatura fueron despreciados por Crespo, que aseguró que el síndico desconocía como se gestiona una empresa privada. Colom, responsable del informe, no se pudo defender.

 

Más información