Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El Tribunal de Cuentas detecta ‘lagunas’ en dos sociedades públicas de Gipuzkoa

El organismo no logra verificar el valor de los terrenos que Etorlur declaró por 33 millones

Etorlur y Bidegi, dos sociedades públicas de Gipuzkoa, protagonistas de muchas de las polémicas abiertas entre los actuales responsables del territorio, Bildu, y sus antecesores, el PNV, a cuenta de su gestión, concentran algunos de los perosque el Tribunal Vasco de Cuentas (TVCP) ha detectado en las cuentas de la provincia correspondientes a 2011. El principal, que el organismo no ha podido verificar el valor de las existencias, es decir, los terrenos, que por 33,1 millones de euros poseía Etorlur, cuyo fin es la promoción de viviendas, en el año analizado por el organismo.

El TVCP no obstante concluye en el Informe de Fiscalización de la Cuenta General de la Diputación Foral de Gipuzkoa, 2011, que las cuentas de las sociedades “expresan en todos los aspectos significativos la imagen fiel del patrimonio y de la situación financiera” de las mismas.

El Tribunal dictamina que esos 33,1 millones figuran en el balance de situación al cierre del ejercicio, de conformidad con su valor neto realizable, pero sin que haya “información suficiente” para comprobarlo. El TVCP detalla que “considerando que las existencias se refieren a terrenos para la construcción de viviendas y, dada la evolución del mercado inmobiliario, la depreciación de las mismas puede ser significativa”.

El año estudiado por el TVCP se corresponde en parte con el último en el que el PNV gestionó la sociedad. El nombramiento de los cargos de Bildu al frente de la misma se efectuó en enero de 2012, aunque desde el verano de 2011 gobierna el territorio. Precisamente, la coalición anunció el pasado mes de mayo que no descartaba pedir “responsabilidades” a los anteriores gestores de Etorlur por la acumulación de pérdidas de 20 millones tras la supuesta compra de terrenos por encima de su valor y el desarrollo de promociones de viviendas que no contaban con la financiación necesaria.

La Diputación tuvo en 2011 una deuda de 537,6 millones, según el  TVCP

El TVCP además recoge que Etorlur abonó de “forma indebida” una indemnización de 6.363 euros al gerente de la sociedad por su cese, ya que dicha cuantía no se declaró a efectos de IRPF a pesar no estar exenta. La sociedad contrató un servicio y dos obras por 1,4 millones sin publicidad, y adjudicó un contrato de servicios por 212.400 euros antes de obtener las licencias necesarias.

Respecto a Bidegi, encargada de la gestión de las autopistas del territorio, y cuya elevada deuda ha denunciado en más de una ocasión Bildu, además de los sobrecostes en la construcción de algunas carreteras, el informe también recoge “algunas salvedades”. La sociedad foral incluyó indebidamente indemnizaciones a tres personas de la alta dirección de Bidegi por valor de 14.807 euros como rendimientos de trabajo exentos del IRPF.

El Tribunal incluye en su informe que la sociedad responsable de las carreteras licitó cinco contratos por un importe de 14,9 millones sin publicidad. Bidegi “eludió los requisitos relativos a la publicidad y al procedimiento de adjudicación” para contratar un servicio de asesoramiento por valor de 689.252 euros. Un sistema que también empleo Lurraldebus, otra sociedad foral, para contratar dos suministros por 353.514 euros.

El informe, que abarca aspectos contables y de legalidad, destaca también que en materia de gastos de personal el Consejo de Diputados decidió anular una medida de reducción del 5% de la masa salarial, acordada en 2010 por el mismo órgano y cuyo fin era la reducción del déficit público.

El tribunal señala que la Diputación de Gipuzkoa otorgó subvenciones por valor de 5,7 millones a entidades locales, empresas, organizaciones sin ánimo de lucro y entidades públicas, “sin haber justificado suficientemente la imposibilidad de promover la adecuada publicidad y concurrencia”.

El texto destaca en el apartado de Análisis Financiero el “empeoramiento en la ejecución presupuestaria en 2011”, respecto al año anterior por el descenso de los ingresos tributarios y la no reducción del gasto corriente, lo que originó “un resultado presupuestario negativo a pesar de la reducción de inversiones”. El endeudamiento de Gipuzkoa al cierre de 2011 fue de 537,6 millones para la Diputación y 802 para Bidegi.