Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
la reforma laboral

Cebek reclama “flexibilidad interna” en las empresas para afrontar la crisis

Iñaki Garcinuño afirma que el retraso en pérdida de vigencia de los convenios era inaceptable

El presidente de la patronal vizcaína Cebek, Iñaki Garcinuño, ha advertido de que las empresas necesitan "flexibilidad interna" para poder "acomodarse" a la situación económica y, en este sentido, ha planteado que es preciso adaptarse y "colaborar tanto empresarios como trabajadores". En declaraciones a Radio Euskadi, el responsable de la patronal vizcaína ha señalado que el mercado laboral es "muy rígido", de manera que, "ante una falta de pedidos, lo que el empresario necesita son unas herramientas para no tener que acudir a una flexibilidad externa, a un despido". "Lo que necesitamos es una flexibilidad interna para poder acomodarnos a esa situación nueva económica en época de crisis", ha insistido.

En este sentido, ha resaltado que "tenemos que adaptarnos a estos nuevos tiempos y colaborar tanto empresarios como trabajadores". Aunque ha valorado la voluntad del lehendakari, Iñigo Urkullu, en "un intento obligado por su parte" para lograr un acuerdo sobre negociación colectiva, ha manifestado que el resultado del encuentro entre sindicatos y patronal "a dos días del 7 de julio, estando las situaciones tan polarizadas como estaban y poniéndonos como condición que aceptáramos un traslado de fecha, la verdad es que se antojaba muy complicado".

El dirigente de Cebek ha insistido que el documento trasladado contenía "un elemento que llevamos reiteradamente diciendo que no podíamos aceptar, como era trasladar la fecha del 7 de julio a una fecha posterior habiendo tenido un año y medio para negociar todos los convenios". "No es una cuestión de tiempo, no necesitábamos más tiempo, lo que necesitábamos era voluntad por parte de los sindicatos para aceptar una nueva situación", ha planteado Garcinuño, que ha señalado, en relación a las críticas que ha recibido la patronal, que "flaco favor hacemos al tejido productivo de este país si no ponemos en valor la figura del empresario", que es "quien genera empleo".

El presidente de la patronal vizcaína creeque la mayoría de las empresas no necesitan ajustes salariales 

Por su parte, ha abogado por "una relación directa y estrecha, una colaboración del empresario con sus trabajadores mediante el diálogo, la comunicación y una responsabilidad que debemos tener siempre presente en estos momentos delicados". Tras defender que "en la medida en que se vea beneficiado el empresario, se beneficia la empresa, y si se beneficia la empresa, se benefician los trabajadores", ha insistido en que, a partir de esta fecha, en la que decaen los convenios, es necesario "intentar mediar en este conflicto", actuando con "mucha responsabilidad todas las partes". Según ha indicado, "no sólo los empresarios, también los trabajadores que están en la empresa" para "poder encauzar de la mejor manera posible esta situación y dedicarnos a las principales preocupaciones que también tienen las empresas y que no son las laborales".

Desde Cebek, según ha explicado, se ha dado "recomendaciones muy claras" a sus asociados, indicando que "lo que es importante es hacer un diagnóstico de la empresa, saber en qué medida la empresa necesita un tipo de actuación u otra dentro del nuevo marco legislativo que se nos aplica" y, en base a ese diagnóstico, se deben "tomar unas decisiones y comunicarlas convenientemente a los trabajadores con la confianza que tenemos que tener en que ellos van a responder positivamente".

A su entender, en la mayoría de las empresas, "no van a necesitar medidas salariales o de jornada", sino que "las medidas principales que necesitan nuestras empresas están vinculadas a la flexibilidad, no tanto al salario". De este modo, ha subrayado que "habrá empresas que seguramente necesiten bajar salarios" para poder "sobrevivir", pero "no todas" porque "hay otro tipo de medidas de flexibilidad importantes".

Asimismo, ha recordado que Euskadi es la comunidad que más ha incrementado sus costes laborales en el primer trimestre del año, a pesar de que "la mayoría de los convenios por estar congelados, los trabajadores han tenido los salarios congelados", lo que afecta a la competitividad. "La conflictividad también perjudica a la competitividad, pero la competitividad también se basa en los costes laborales", ha señalado.