infraestructuras

La sociedad Jaizkibia para regenerar Pasaialdea entra en fase de liquidación

Los Gobiernos central y vasco y la Diputación guipuzcoana acuerdan la disolución de Jaizkibia

Imagen que presentaba la zona de La Herrera, en Pasaia, cuando se creó Jaizkibia en 2006.
Imagen que presentaba la zona de La Herrera, en Pasaia, cuando se creó Jaizkibia en 2006.javier hernández

La junta general de accionistas de la sociedad pública Jaizkibia, creada en 2006 para promover la regeneración de la bahía de Pasaia, acordó este viernes su disolución y abrir el proceso de liquidación de la misma con unas deudas que suman 2,7 millones de euros. La decisión de echar el cierre a Jaizkibia es la demostración del fracaso de las instituciones en la rehabilitación de Pasaialdea, uno de los proyectos más urgentes de Gipuzkoa.

Jaizkibia, una entidad integrada por los Gobiernos central y vasco, la Diputación y los Ayuntamientos del entorno (San Sebastián, Pasaia, Rentería, Lezo, Oiartzun, Hondarribia e Irún), pretendía convertirse en su origen en una suerte de Bilbao Ría 2000 para el área de Pasaia. La falta de involucración de estas instituciones en la rehabilitación de la bahía y la vinculación de la actividad de la sociedad con la construcción del puerto exterior han acabado por dejar morir a la sociedad pública.

Un consejero de Jaizkibia asegura que si la disolución está motivada por razones económicas, el desenlace “se podría haber evitado con una ampliación de capital”. “La verdadera causa es que las tres principales administraciones no creían en el proyecto para el que fue constituido Jaizkibia”, añade.

La última presidenta de Jaizkibia, la consejera de Medio Ambiente, Ana Oregi, en el cargo desde mediados de marzo, asumirá ahora la presidencia de la comisión de liquidación. En este proceso se deberá resolver mediante indemnizaciones la situación de los cuatro trabajadores (dos de alta dirección) y la deuda de 2,7 millones contraída con el Puerto de Pasaia.

Archivado En:

Te puede interesar

Lo más visto en...

Top 50