Tamayo reivindica los movimientos sociales para mantener las utopías

El teólogo presenta en Barcelona el libro Invitación a la utopía

“El problema de la crisis es que no sólo nos roban la cartera, también la esperanza”. El teólogo, Juan José Tamayo, defiende que la salida a la crisis no puede ser sólo un tema monetario, los movimientos sociales deben seguir reforzándose y tomando fuerza.

Con estas ideas se celebró este miércoles en la Librería Claret de Barcelona, la presentación del libro Invitación a la utopía de Juan José Tamayo. Que contó con la intervención de la profesora de Estudios Árabes e Islámicos de la Universidad de Barcelona, Dolors Bramon, y con el director adjunto del diario EL PAÍS, Lluís Bassets. Un libro que cierra una trilogía que se inició el año 1989

Bramon abrió el acto remarcando la importancia de que en el libro se incorporase la utopía feminista. Invitación a la utopía relaciona utopía feminista con la de socialismo utópico y defiende que ambas son necesarias y complementarias.

Bassets remarcó la importancia de que los jóvenes vuelvan a salir a la calle con fragmentos de una sociedad perfecta. Considera que la democracia directa es “una idea loca”, pero que hará cambiar las cosas que plantea la clase política. Destacó también que las redes sociales están revitalizando las utopías por el renovado poder que otorgan a los ciudadanos.

Tamayo explicó que la utopía hoy en día se encuentra excluida de los ámbitos académicos. Los indignados se movilizan porque se les ha robado la dignidad, asegura Tamayo. El libro aparece en pleno renacimiento de los movimientos sociales, que en España encarna el movimiento 15-M. Estos movimientos deben servir en opinión del teólogo para formular utopías concretas. Invitación a la utopía pretende rehabilitar la utopía como motor de la historia, remarcar su necesidad en tiempos de crisis e invitar a que se continúen escribiendo estas utopías.

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete
Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS