Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra
fiscalidad

Gipuzkoa ahorraría 58 millones con la supresión de la declaración conjunta

Los partidos de la oposición rechazan la propuesta de Bildu

La medida no convence a Álava y Bizkaia

Expertos fiscales observan fines recaudatorios

La memoria de gastos fiscales que acompaña a los Presupuestos de Gipuzkoa de 2013 prevé que la aplicación de la reducción por tributación conjunta supone un gasto de 58,4 millones de euros (un 1,3% más que en 2012). Esta es la cantidad que la Hacienda guipuzcoana se ahorraría con la eliminación de la declaración de la renta conjunta, una propuesta que ha lanzado el Gobierno foral de Bildu con el argumento de que es una modalidad que discrimina a las mujeres y retrae su acceso al mercado laboral.

Bildu se ha quedado en solitario con su planteamiento. Los principales partidos de la oposición en Gipuzkoa —PNV, PSE y PP— criticaron ayer con dureza la pretensión de suprimir la tributación conjunta. Álava también expresó su rechazo a la misma, mientras que Bizkaia optó por echar balones fuera y dejar el debate en manos de los partidos. El Departamento de Hacienda del Gobierno vasco no quiso hacer ninguna valoración. Asesores fiscales y expertos en Hacienda Pública consultados por este diario encuentran más inconvenientes que ventajas a la medida que plantea Bildu y observan en la misma fines recaudatorios.

La portavoz de la Diputación guipuzcoana, Larraitz Ugarte, desmintió “categóricamente” que exista un afán recaudatorio e insistió en que la iniciativa persigue avanzar en la igualdad de la mujer. El PNV consideró “muy desafortunado” presentar propuestas fiscales de forma “unilateral” cuando los partidos están inmersos en la búsqueda de acuerdos sobre fiscalidad en Euskadi. Los socialistas recomendaron a Bildu que promueva “el empleo femenino como mejor medida” contra la desigualdad de sexos, Y el PP consideró que la medida del Ejecutivo de Garitano solo conseguiría “penalizar a las familias”.

En la misma línea, el diputado general alavés, Javier de Andrés, del PP, se opuso a suprimir la modalidad conjunta del IRPF porque esta pretende “el apoyo a la familia”, y anunció que su gabinete estudia aumentar las desgravaciones fiscales por hijo en 200 euros adicionales por menor.

En el ámbito académico, el catedrático de Hacienda Ignacio Zubiri opina que “hay razones de equidad para que una persona, sea hombre o mujer, que viva con alguien sin ingresos tenga una deducción adicional”. Y añade: “Quitar esta deducción —supone unos 1.500 euros anuales— no parece que tendría efectos muy significativos en la entrada de la mujer en el mercado de trabajo”. Zubiri recuerda que la mayoría de los países europeos “permiten e incluso incentivan” esta modalidad.

Manuela Escribano, doctora en Ciencias Económicas y exviceconsejera de Hacienda en la anterior legislatura, advierte de que eliminar la reducción por tributación conjunta “afectaría a familias con rentas bajas (inferiores a 30.000 euros anuales), con pensionistas o discapacitados. ¿Se va a atrever Bildu a atacar a estas familias?”. También se pregunta si Gipuzkoa está dispuesta a “individualizar en el impuesto los rendimientos de trabajo, del mismo modo que lo están el resto de los rendimientos. Podría ir en contra de la legislación civil”.

En la literatura hacendística hay, sin embargo, muchas voces partidarias de la fórmula que plantea Bildu, porque según estos expertos “la declaración conjunta introduce un importante sesgo de género en el sistema fiscal porque favorece fiscalmente a las familias que siguen el modelo tradicional de sustentador principal y esposa dependiente”. La abogada Juana Bengoetxea, de la plataforma feminista Plazandreok, aplaude la decisión que quiere adoptar la Diputación guipuzcoana.