Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Un tercio de la gente que atiende la Cruz Roja en Cataluña son niños

La ONG reforzará la campaña de becas comedor durante el verano para garantizar la alimentación de 1.000 niños en Cataluña

Lluïsa Alarcón recibe alimentos de la Cruz Roja en Castelldefels.
Lluïsa Alarcón recibe alimentos de la Cruz Roja en Castelldefels.

Los niños se han convertido en los protagonistas de las estadísticas de los programas de lucha contra la pobreza. Cruz Roja de Cataluña ha sido la última ONG en presentar unos resultados de actividad que sitúan a la infancia como uno de los colectivos en mayor riesgo de exclusión social. En los últimos dos años, se ha disparado un 43% los catalanes acogidos a los programas de lucha contra la pobreza. La entidad ha atendido a cerca de 290.000 personas sin recursos en 2012 y más de un tercio son niños.

La ONG ha alertado de que en un año el número de menores en situación de vulnerabilidad se ha incrementado un 37% y sus proyectos contra la exclusión social han atendido a más de 90.000 durante 2012. “Aunque atendemos a diversos colectivos, nuestra prioridad son los niños. Seguiremos reforzando la acción con la infancia”, ha subrayado el coordinador de la entidad, Enric Morist. Por su parte, el presidente de la ONG, Josep Marqués, ha calificado como “deficiente” la alimentación de los niños atendidos y, a falta de una comprobación científica que lo corrobore, “es bastante probable” que exista mala nutrición en muchos menores.

La gravedad de la situación ha llevado a Cruz Roja de Cataluña a reforzar su campaña alimentaria durante el verano - a lo largo del curso, asignaron becas comedor a 673 niños- con la puesta en marcha de un plan de emergencia de alimentación infantil. A través de la nueva iniciativa, que comenzará en cuanto acabe el año escolar, la ONG subvencionará con 22 euros a la semana la compra de alimentos de las familias de los niños becados por la entidad durante el curso. Cruz Roja Cataluña pretende así garantizar la alimentación de más de un millar de menores durante el verano.

Marqués también ha confirmado que quieren dar continuidad a las las campañas alimentarias para complementar las becas comedor y asegurar la nutrición de los niños “las noches, los fines de semana o durante las vacaciones de navidad o semana santa”. Sin embargo, el presidente de la ONG en Cataluña ha reconocido que todavía están “estudiando cómo hacerlo y buscando financiación”.

“Lo peor es cuando tu hijo te pide comida y no tienes qué darle”

jessica mouzo

Con cuatro hijos a su cargo y un único sueldo de 600 euros destinado íntegramente a pagar el alquiler, a Lluisa Alarcón no le queda un euro en la cartera ni para comprar un cartón de leche. “Lo peor es cuando tu hijo te pide comida y no tienes nada para darle”, confiesa. Esta barcelonesa de 44 años es una de las 290.000 personas que se han acogido a los programas contra la pobreza de Cruz Roja en el último año.

La ONG subvenciona las becas comedor de dos de sus hijos y, cada dos semanas, le entregan además un kit de alimentos básicos. “No sé qué haríamos sin la ayuda de Cruz Roja. El problema es que cada vez somos más. Antes iba todas las semanas a buscar alimentos, pero ahora ya tenemos que ir cada 15 días”, explica.

Lluisa reconoce que, aparte de las ayudas que reciben periódicamente, alguna vez ha tenido que recurrir a la ONG para solucionar un apuro. “Me he encontrado con no tener merienda para darle a los niños y tener que ir a la Cruz Roja en ese momento a pedirles algo para que pudiesen merendar”, relata la mujer.

Los niños son los que peor lo llevan porque, según su madre, “sienten las carencias y están estigmatizados”. En casa intentan mantenerlos al margen, pero cada vez son más conscientes de la situación familiar. “Cuesta mucho adaptarse a esto. Los niños sienten vergüenza porque no pueden hacer las mismas cosas que los demás. En el colegio, por ejemplo, a veces nos retrasamos con el material escolar y no puede ir a las excursiones porque no tenemos dinero para pagarlas”, revela.

Más información