El Banco de Alimentos de Valencia necesita donaciones de emergencia

La entidad lanzan una alarma alimentaria para que los valencianos donen más comida El cierre de los comedores escolares y el bloqueo de la ayuda de la UE crean la alarma

Jaime Serra, presidente del Banco de Alimentos de Valencia, ha hecho un llamamiento a los valencianos para que "nos ayuden y contribuyan con nuevas donaciones de alimentos. No han llegado los alimentos que cada año envía la Unión Europea (suponen alrededor de un 37% de las donaciones que recibe cada año el Banco Solidario de Alimentos) y los almacenes de Valencia y de La Pobla de Vallbona se están quedando vacíos.

La situación, según la entidad, coincide con el incremento de las necesidades de las familias por el cierre de los comedores escolares. Hasta 9.000 familias valencianas pueden verse afectadas por esta situación si no hay una respuesta solidaria inmediata.

"Estas seis semanas van a ser dramáticas para todas las ONG de Valencia”, señala Serra, que añade: “Junio suele ser un mes bueno porque suben las contrataciones, pero este año se está notando más el efecto de que los niños no comen en el colegio, aumentan las necesidades de las familias y nosotros hemos tenido que reducir hasta un 40% lo que damos en cada carro porque nos estamos quedando sin existencias y tenemos que atender a todos”.

“Podemos decir que nos encontramos ante una situación de emergencia alimentaria y hacemos un llamamiento a la solidaridad”, prosigue: “Este sábado hay una recogida de alimentos en el centro Alcampo de Bonaire. El domingo, en la carrera del Circuito Divina Pastora Seguros que se celebra en Hermanos Maristas también recogeremos alimentos a primera hora entre los corredores y vecinos y también hemos organizado un maratón de pesca. Repartiremos pescado en el puerto náutico de Valencia este domingo a partir de las 10 de la mañana”. "No conseguimos reunir el dinero suficiente para comprar una cámara que nos permitiría poder conservar y repartir el producto congelado”, confiesa Jaime Serra.

El Banco Solidario de Alimentos abre sus puertas cada mañana, de lunes a jueves, y no las cierra hasta que no atiende a más de 400 familias entre los centros de Valencia y La Pobla de Vallbona. No hay más que pasar por la puerta para ver las colas de personas que acuden citadas una vez “cada 26 o 27 días”, añade Serra, presidente del Banco de Alimentos.

De allí salen con comida que “estirándola mucho nos alcanza para un par de semanas”, señala una de las mujeres que acude citada por cuarta vez. Una comida que en la actualidad procede en su mayor parte del "kilo a kilo: de las donaciones que hacen los valencianos en las diferentes campañas y eventos. Porque nos hemos encontrado con el problema de que la ayuda de alimentos de la Unión Europea, que es casi un 37% de lo que recibimos, aún no ha llegado y no esperamos que esté en condiciones de empezar a distribuirse hacia mediados de julio”, afirma Jaime Serra.

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete

El presidente del Banco de Alimentos no prevé que la situación mejore de cara a fin de año: “Cuando llegue la ayuda europea podremos atender a las familias como hasta ahora, pero cada día nos llegan veinticinco nuevas solicitudes y no podemos llegar a todo. Me gustaría hacer un llamamiento a la Generalitat Valenciana para que reúna a todos los que trabajamos con gente de la calle (Cáritas, Cruz Roja y otras entidades) "y podamos hacer una fuerza común para atender mejor a todas las personas que lo necesitan".

“Porque en Valencia hay gente que pasa hambre. No hay día que no nos encontremos con una historia personal extrema. La situación es dramática. Afortunadamente, el pueblo valenciano siempre ha respondido con su solidaridad y estoy seguro de que esta vez también lo vamos a conseguir”, concluye Jaime Serra.

Regístrate gratis para seguir leyendo

Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS