La fundición de Antoni Marsal

El patrón del metal afronta en prisión sus peores días por malversar fondos

Antoni Marsal.
Antoni Marsal.GIANLUCA BATTISTA

La historia de Antoni Marsal Fàbregas es la de una ambición interrumpida. El empresario catalán se casó con una de las propietarias de Estampaciones Sabadell, entonces propiedad de la familia Bonet. Y la dirigió durante 23 años. Pero se separó y se vio obligado a salir de la compañía. Fue su primera caída. En 2006, tras proponerse él mismo para el cargo, logró catapultarse hasta la presidencia de la potente patronal catalana del metal. Desde allí, se acercó a la órbita del lobby nacionalista FemCat, dirigido por Joaquim Boixareu, para asaltar Fomento del Trabajo y cambiarlo desde dentro. Pero Juan Rosell les vapuleó en las elecciones y les dejó en el dique seco, fuera de los órganos de representación. Fue su segunda caída.

Más información
Marsal se acogió a la amnistía para regularizar cuentas en paraísos fiscales
Imputado el expresidente de la patronal del metal por malversar 310.000 euros
Detenido el expresidente de la patronal del metal por desviar dinero público

La tercera caída, la más profunda y dolorosa, se fraguó el 9 de mayo de 2012. Y el abismo aún no se ha cerrado. Aquel día, los trabajadores de la Unión Patronal Metalúrgica (UPM) enviaron una carta a la junta de gobierno en la que denunciaban una serie de irregularidades cometidas por Marsal. Le acusaban de haber cobrado más de 600.000 euros de la UPM a través de empresas ficticias por servicios que nunca prestó.

La misiva se convirtió en querella, y la querella ha derivado en una investigación judicial que ha destapado la existencia de cuentas en paraísos fiscales y ha conducido a Marsal, antaño símbolo del Vallès industrial, a prisión. El pasado jueves, la Guardia Civil detuvo al empresario y registró su casa de Sant Just Desvern (Baix Llobregat). En el cuartel, permaneció en silencio. Tampoco habló al día siguiente, frente a la juez de instrucción de Barcelona, que le envió a la cárcel ante el riesgo de que se dé a la fuga o destruya pruebas.

El cargo de presidente de la patronal del metal no es remunerado. Marsal obvió esa prohibición y decidió pagarse de forma indirecta y por su cuenta por el trabajo que desarrolló en la UPM, una organización anquilosada que bajo su mando experimentó una notable transformación, se hizo más visible y rompió la univocidad de Fomento, donde está integrada. Desde 2007, Marsal utilizó dos empresas —que controlaba a través de sociedades interpuestas— para cobrar de la UPM por trabajos inexistentes. Parte de ese dinero, 310.000 euros, fue a cuenta de las subvenciones que el Estado y la Generalitat aportan a la patronal para organizar cursos de formación. De ahí que, además de los delitos de apropiación indebida y falsedad documental, la juez impute a Marsal por malversación de fondos públicos.

La Guardia Civil ha hallado cuentas en paraísos fiscales que ya ha regularizado
Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete

En 2010, cuando las empresas que había creado tras su precipitada salida de Estampaciones Sabadell no marchaban bien, logró revalidar el mandato. Además de Marsal, están imputados otros cargos de la UPM por su presunta colaboración: el ex número dos, Ángel Hermosilla; la jefa de formación, Magda Grau, y la jefa de contabilidad, Cristina López.

Mientras se llenaban los bolsillos del empresario, según la querella, se vaciaban los de la UPM. Cuando alcanzó la presidencia, la patronal gozaba de buena salud financiera y tenía reservas por 600.000 euros. Cuatro años después, estaba en números rojos, recoge la querella. Marsal alertó a los empleados de que el deterioro económico podía provocar despidos. Y les pidió que buscaran alternativas. Eso hicieron: bucearon en su gestión y detectaron irregularidades que fueron confirmadas por una auditoría externa.

El empresario, que también es vocal de la junta directiva de la CEOE, se vio forzado a dimitir en julio de 2012 tras admitir que había cobrado por los servicios prestados. “Reconoció que había hecho cosas mal y que se había equivocado”, explica un directivo con el que compartió el asalto fallido a Fomento del Trabajo. Desde su llegada, Marsal había defendido una presidencia profesionalizada y de plena dedicación. Pero los estatutos de la UPM, que agrupa a 18.500 empresas del sector que ocupan a 250.000 trabajadores, no se habían modificado.

Es su tercera caída: fue expulsado de su empresa y perdió el pulso en Fomento

La investigación judicial, iniciada hace cuatro meses, ha confirmado las sospechas de los trabajadores. Y ha abierto nuevos frentes que amenazan con convertir la tercera caída de Marsal en la definitiva. La Guardia Civil ha descubierto que poseía al menos dos cuentas corrientes en paraísos fiscales. Según el auto de prisión, los agentes han hallado movimientos de hasta un millón d euros en esas cuentas.

Fuentes cercanas a Marsal, en cambio, certifican que la cantidad es mucho menor: una de las cuentas apenas tenía fondos y la otra, en Andorra, apenas alcanzaba los 150.000 euros. Según esas mismas fuentes, el pasado noviembre Marsal se acogió a la amnistía fiscal aprobada por Mariano Rajoy para regularizar sus cuentas. Y utilizó el dinero repatriado para pagar una deuda bancaria.

Regístrate gratis para seguir leyendo

Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS