Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Barcelona, entre las 15 primeras urbes en inversión extranjera y competitividad

El estudio, del Ayuntamiento y la Cámara de Comercio, indica el descenso de un 10% de la facturación de las empresas en 2012

Fachada posterior del edificio Hub del disseny, con la torre Agbar al fondo, en la plaza de Les Glories de Barcelona. Ampliar foto
Fachada posterior del edificio Hub del disseny, con la torre Agbar al fondo, en la plaza de Les Glories de Barcelona.

La ciudad de Barcelona se encuentra entre las quince primeras ciudades del mundo en proyectos de inversión extranjera, en competitividad global y producción científica, pese a que la crisis hace caer el empleo y la facturación empresarial de manera generalizada. Estas son algunas de las conclusiones del trabajo "Observatorio 2013 de Barcelona", que elabora el Ayuntamiento de la capital catalana y la Cámara de Comercio, y que compara la ciudad con las principales urbes del mundo a partir de unos 30 indicadores económicos y sociales.

Barcelona ocupa los primeros lugares en calidad de vida, prosperidad urbana y turismo, se posiciona en segundo lugar en compras, sólo después de Londres. Es la sexta en Europa como ciudad de negocios, además de ser un referente en formación empresarial de ámbito internacional. En concreto, Barcelona ocupa el puesto número diez en producción científica, el 12 en número de proyectos de inversión extranjera y el 13 en competitividad global, según diferentes fuentes internacionales de prestigio que recoge el informe, presentado hoy en un acto público y que hace referencia a datos del 2012 y del 2011.

Esta fotografía reciente de una Barcelona en aparente buena salud económica contrasta, sin embargo, con el descenso de un 10% de la facturación de las empresas en 2012 y la caída en paralelo del empleo y la inversión, según la Encuesta del Clima Empresarial en el Área Metropolitana de Barcelona (AMB) que recoge el informe.

En esta encuesta, los empresarios catalanes valoran como ha ido 2012 y qué previsiones tienen para 2013 en facturación, empleo e inversión. De cara al 2013, los empresarios se muestran más optimistas aunque prevén una nueva caída de la facturación (del 4 %) y el empleo (3 %) respecto al 2012 y una estabilización del descenso de la inversión (4 %).

Entre otros datos positivos, destaca que la capital catalana continua en las primeras posiciones en Europa como ciudad para hacer negocios, al ser la sexta preferida por los ejecutivos europeos para ubicar sus negocios y la quinta del rÁnking mundial donde se celebran más reuniones internacionales (Madrid es la cuarta).

Barcelona es, además, la única ciudad con dos escuelas de negocios (IESE y ESADE) entre las diez mejores en Europa y es la quinta en calidad de vida entre las 69 urbes del mundo analizadas en un informe de ONU-Habitat, sólo por detrás de Tokio, Estocolmo, París y Oslo.

La capital se ha hecho también más barata y ha ganado así competitividad. En el listado de coste de vida, la ciudad pasa de la posición 66 en el mundo en el 2011 a la 85 en el 2012, y mantiene un lugar intermedio en nivel salarial en parámetros mundiales. El informe del Observatorio incluye, por primera, vez un monográfico sobre el ecosistema de la telefonía móvil, que desvela que Cataluña cuenta con 2.342 empresas y casi 40.000 trabajadores en este ámbito, en el que se facturan más de 5.000 millones de euros.

El informe ha sido presentado por la teniente de alcalde de economía del Ayuntamiento de Barcelona, Sonia Recasens, y el presidente de la Cámara de Comercio, Miquel Valls, que han subrayado la importancia de que la ciudad no baje la guardia en los próximos años ante la fuerte competencia que se prevé se plantee entre las urbes para atraer inversiones y negocios.

El estudio compara la posición de Barcelona con respecto a otras urbes en relación con 30 indicadores centrados en seis ámbitos temáticos: negocios, conocimiento, turismo, sostenibilidad y calidad de vida, precios y costes, mercado laboral y formación.

Tanto Valls como Recasens han destacado también que la designación de Barcelona como Mobile World Capital supone una oportunidad que debería aprovecharse para potenciar este sector e intentar que impacte, a su vez, en los ámbitos tractores de la economía catalana como son la automoción, el textil y el turismo.