Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Joe Strummer, en el corazón de Granada

El Ayuntamiento pone el nombre del líder de The Clash a una plaza en el barrio del Realejo

Un momento del concierto tras la inauguración de la placeta. Ampliar foto
Un momento del concierto tras la inauguración de la placeta.

En 2011, comenzó a moverse por Facebook una iniciativa que pedía que a una calle o plaza de Granada se le pusiera el nombre de Joe Strummer, líder y guitarrista de la banda inglesa The Clash. Esta curiosa propuesta dio la vuelta al mundo hasta que finalmente caló en la agenda del Ayuntamiento y fue aprobada por unanimidad. Este lunes por la tarde, un enclave privilegiado conocido hasta el momento como la plaza del Pilar de Escoriaza, con vista inmejorable y vigilada por los graffitis de El Niño de las Pinturas, ha recibido oficialmente el nombre del músico: placeta Joe Strummer.

Strummer, mítico rockero y uno de los pilares del punk rock reivindicativo de los 70 y 80, pasó largas temporadas conociendo la capital granadina, ciudad de que la que quedó enamorado. "En su mochila siempre llevaba un diccionario, como un eterno estudiante de lengua extranjera", ha recordado durante el acto su amiga Marcia Farquhar, quien visitó Granada junto al artista en el año 2002. "Joe siempre me decía que el castellano era la lengua del duende, que no tenía traducción al inglés", ha añadido.

De espaldas a la Alhambra, camino del barrio del Realejo y justo al lado del hotel Los Ángeles, este espacio será el nuevo sitio de peregrinaje para los amantes de The Clash. La placeta de Joe Strummer, pequeña, de color blanco y con grande pinos, ha sido inaugurada por familiares, amigos y músicos que tocaron junto a él. Para este homenaje, se ha improvisado un concierto acústico con algunas canciones de la banda —I fought the law o Straight to hell— interpretadas por Antonio Arias, miembro de 091 y amigo de Strummer con el que produjeron una grabación en Madrid; José Antonio García, Pablo Cook, Jem Finer y Richard Dudansky.

La relación de la leyenda del punk británico con la ciudad de Granada era más que conocida. En el disco London Calling, concretamente en la canción Spanish bomb, dedicada al poeta Federico García Lorca, justo en la mitad se podía escuchar “Granada, oh ma corazón”. Y es que Strummer llegó a conocer muy bien España, incluso antes de visitarla. En su época antes de fundar la banda, el músico vivió en una casa okupa en Londres con una novia española que le habló sobre el poeta granadino.

Lucinda Garland, la viuda del artista, su primera mujer, sus hijas y varios amigos han acudido también al acto. Su hija Lola ha sido la encargada de destapar la placa, decorada con símbolos musicales. Todo para recordar al músico que tanto cariño tuvo a la ciudad soñada.