Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Detenido un farmacéutico por simular ventas de medicamentos

Facturaba a Sanidad los medicamentos recetados y si nunca eran vendidos los tiraba a la basura

Medicamentos incautados por la policía
Medicamentos incautados por la policía

Escudriñaba los números de la Seguridad Social de sus clientes para averiguar qué medicamentos habían sido prescritos y simulaba su venta para cobrar la parte del precio subvencionada. El modus operandi consistía en preparar paquetes con los nombres de los clientes habituales, en los que guardaba los medicamentos prescritos sin el cupón de precinto que enviaba al Colegio de Farmacéuticos para su facturación inmediata. Con el medicamento todavía en la botica y el cliente en su casa, cobraba la subvención aunque el enfermo nunca lo retirase. Sin embargo esos clientes aparecían como consumidores efectivos en los registros de Sanidad. Así, el boticario del pueblo simulaba la venta mientras tiraba a un contenedor los fármacos que finalmente nunca eran comprados para no descuadrar el stock y evitar sospechas.

Pero a Juan Luis Lamas, el farmacéutico de Celeiros (Chandrexa de Queixa, Ourense), se le escapó un detalle. Un vecino denunció ante la Guardia Civil que se encontraba fármacos en perfecto estado en un contenedor del pueblo reiteradamente. El Servicio de Protección de la Naturaleza (Seprona) inició entonces una investigación en la que se certificó la existencia en la basura de medicamentos en perfecto estado y dentro de las fechas de caducidad. La irregularidad destapada por este vecino provocó una operación de vigilancia y seguimiento exhaustivo en la que se acreditó que era el propio titular de la farmacia el que desechaba las cajas, siempre sin el cupón de precinto y en perfecto estado.

Posteriormente y en colaboración con el Servicio Galego de Saúde, se procedió al análisis de las facturaciones, la tipología de los medicamentos despachados o la trazabilidad de los mismos. De esta forma, la “operación insulina” iniciada el pasado mes de febrero, ha destapado un fraude que los investigadores evitan cuantificar porque no saben desde cuándo simulaba ventas, pero en tres meses se embolsó de forma irregular más de 9.000 euros. La Guardia Civil ha detenido al titular de la farmacia, que tras prestar declaración ha sido puesto en libertad con cargos acusado de presunta estafa continuada. El hombre sigue desarrollando su labor profesional en esta localidad de la montaña ourensana.