Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

El Gobierno de Madrid recela de Adelson

Pese a negar que se trate de un traje legal a medida, el Gobierno regional evita convocar el concurso público para construir Eurovegas hasta conocer la oferta del magnate

Recreación del complejo de Eurovegas en Alcorcón.
Recreación del complejo de Eurovegas en Alcorcón.

La Comunidad de Madrid no se cansa de repetir con el ceño fruncido y aire indignado que el empresario estadounidense Sheldon Adelson no disfrutará de ningún privilegio a la hora de invertir en la región, que no se fabricará un traje normativo y fiscal a medida del futuro complejo de ocio y casinos bautizado informalmente como Eurovegas.

Sin embargo, en lugar de convocar el concurso público anunciado por el presidente regional, Ignacio González (Partido Popular), para levantar este proyecto u otro similar, permitiendo a quién quiera que presente su oferta (la Comunidad ha señalado en varias ocasiones que hay otros magnates interesados), sigue a la espera de que Adelson les presente sus planes. Solo entonces, una vez que los tengan sobre la mesa, convocará González ese concurso al que supuestamente podría presentarse cualquiera.

Esta estrategia, además de sembrar dudas razonables sobre la legalidad del concurso público (por lo general, es el aspirante el que se ajusta a la oferta, no la oferta la que esperaba a conocer las condiciones del aspirante para definirse), ha dejado en una situación de desamparo a la Comunidad. González se esfuerza por proyectar la imagen de que es él el que pone las reglas, pero al mismo tiempo fuentes regionales transmiten su preocupación por el retraso del magnate a la hora de presentar su proyecto, sin el cual parece que es imposible convocar el concurso, cuya resolución está prevista para finales del verano. La primera piedra del complejo debería colocarse en diciembre, según dijeron Adelson y González. La oposición, sin embargo, cada vez parece más convencida de que “no se verá ni un ladrillo de Eurovegas”.

“Estamos pendientes de la presentación de la solicitud por parte de Las Vegas Sands, y cuanto antes se ponga en marcha tanto mejor. Una vez presentada la solicitud, se pondrá en marcha el procedimiento el concurso público, así como la aplicación del régimen jurídico aprobado a finales del año pasado en la Asamblea”, ha observado el consejero de Presidencia y Justicia y número dos del Gobierno regional, Salvador Victoria.

Precisamente el grupo parlamentario popular registró este jueves en la Asamblea de Madrid una nueva disposición final a la Ley de Medidas Fiscales y Administrativas, aprobada hace cuatro meses y que la oposición definió como “un traje a medida” legislativo y fiscal —por ejemplo con la rebaja del tipo máximo actual sobre el juego del 45% a un tipo tributario único del 10%, o permitiendo que los modelos de negocio como Eurovegas cuenten con una bonificación del 95% en el impuesto de transmisiones patrimoniales— con el que atraer la inversión de Las Vegas Sands. Con ella, la Comunidad se blinda ante los supuestos incumplimientos en la inversión prometida, de 17.000 millones de euros en tres fases de construcción.

La enmienda, con la que se modifica el artículo 45.5 de la Ley 9/1995 de Medidas de Política Territorial, Suelo y Urbanismo, establece que si Adelson no construye todos los casinos comprometidos y los pone en funcionamiento será sancionado rebajando los 10 años que por ley tendría de margen sin una potencial competencia en esos diez años en el sector del juego, en los que no se podrían levantar más casinos en la región. Actualmente hay dos: el de Aranjuez y el de Torrelodones. Michael Leven, segundo de Adelson, insistía recientemente en una conferencia en Madrid en que el juego “solo representará el 15% del negocio”.

“De acuerdo con lo previsto en el pliego, para el supuesto de que el Centro Integrado de Desarrollo incorpore la actividad del casino, el plazo durante el cual no se autorizará la implantación en la Comunidad de Madrid de nuevos Centros Integrados de Desarrollo que comprendan la actividad de casino, de nuevos casinos, así como las ampliaciones o apéndices de los existentes a salvo de las ya reconocidas por la legislación vigente”, recoge el escrito.

“Dicho plazo se iniciará con la resolución del concurso y se mantendrá, como máximo, hasta 10 años después de la completa finalización del Centro Integrado de Desarrollo, si se cumplen íntegramente las inversiones comprometidas en los términos del Proyecto aprobado. En caso de caducidad parcial de la autorización, por alguna de las causas previstas —en el artículo 50º.2— este plazo se reducirá en proporción a los casinos que efectivamente se hayan puesto en funcionamiento”, concluye el documento.

“Así pretendemos garantizar todavía más las cantidades que se inviertan. Es una enmienda oportuna con la que se asegura la inversión económica y la creación de puestos de trabajo”, ha defendido Victoria. De acuerdo con la primera fase de Eurovegas, para 2017 debería haber cuatro hoteles y dos casinos (las previsiones es que llegue a haber 12 y seis, respectivamente) al norte de Alcorcón. La segunda fase se iniciaría un año después en función de cómo marchara la inicial.

La Comunidad pone como ejemplo que si al final solo construyese un Centro Integrado de Desarrollo con la mitad de los casinos previstos, reduciría a cinco años (y no esos 10) el periodo de tiempo en el que no se permitiría la construcción de otros complejos similares. El Gobierno regional argumenta que de paso así se fomentaría la presencia de otras inversiones del sector que pudieran estar interesadas

Sigue con nosotros la actualidad de Madrid en Facebook, en Twitter y en nuestro Patio de Vecinos en Instagram