Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Mas niega un cambio de rumbo sobre la consulta soberanista

El presidente llama al orden a sus consejeros para evitar la imagen de división

Artur Mas, y la ministra de Fomento Ana Pastor, ayer en en el Puerto de Barcelona. Ampliar foto
Artur Mas, y la ministra de Fomento Ana Pastor, ayer en en el Puerto de Barcelona. EFE

Artur Mas tuvo que salir ayer a poner freno a la espiral de contradicciones sobre la consulta soberanista en la que los últimos días han incurrido algunos de sus consejeros. En un intento de dejar claro que la hoja de ruta de la consulta sigue inalterable, el presidente catalán pidió ayer a los miembros de su Gabinete “menos ruido y más discreción” al tiempo que aseguraba que el rumbo hacia la consulta de autodeterminación se mantiene “exactamente igual al que se programó”.

El presidente catalán intentó así calmar a las bases nacionalistas y a sus socios de Esquerra Republicana, que comienzan a dudar de la voluntad de Artur Mas de convocar la consulta en 2014 tal y como consta en el programa de legislatura. Las dudas se han disparado los últimos días a raíz de que el consejero de Justicia, Germà Gordó, asegurara el lunes que la única forma de hacer la consulta es con la autorización del Gobierno central, algo altamente improbable. Al día siguiente, el consejero de Presidencia, Francesc Homs, reiteró que el referéndum se celebrará “sí o sí”. Ante estas divergencias, Mas pidió “tranquilidad” y “discreción” porque lo que se está haciendo “está bien hecho” y la hoja de ruta hacia la consulta de autodeterminación se mantiene.

El presidente catalán aseguró que se tiene que diferenciar entre lo que se hace y lo que se dice y que lo importante es que lo que se hace “tiene el mismo rumbo”, que pasa por el “diálogo” dentro y fuera de Cataluña, con las instituciones del Estado y fuera de España.

Mas siguió insistiendo en que la consulta se celebrará bajo “marcos legales en plural”, de manera que si el Gobierno la impide intentará celebrarse mediante la Ley de Consultas catalana.

El presidente, a preguntas de los periodistas, también aprovechó ayer para criticar que España no haya reconocido nunca a Kosovo como Estado independiente después de que este se separara de Serbia de forma unilateral en 2008. “Desde la Generalitat estamos a favor del reconocimiento de Kosovo porque entendemos que los procesos democráticos se tienen que tener presentes, ya que la democracia es la base de todo y pasa por respetar la voluntad expresada por los ciudadanos”, dijo Mas. El pleno del Parlamento Europeo aprobó ayer instar a España y a los otros cuatro países que todavía no lo han hecho a reconocer a Kosovo.

El líder de Unió, Josep Antoni Duran Lleida, también llamó a cerrar la polémica desde Dublín, donde se entrevistó con el primer ministro irlandés, Enda Kenny, cuyo Gobierno desempeña la presidencia de turno de la Unión Europea. Duran aseguró que se “está hablando demasiado” de la consulta soberanista catalana y que el deber de Convergència i Unió (CiU) es cumplir con “sus compromisos”. Eso sí, dejó claro que la consulta puede retrasarse más allá de 2014.

Más información