Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Investigar “sin debilitar” el sistema

CiU y PSC piden que la comisión sobre los escándalos sanitarios no cuestione el modelo

ICV, ERC y Ciutadans exigen “llegar hasta el fondo”

Boi Ruiz.
Boi Ruiz.

La comisión de investigación sobre las irregularidades sanitarias echó ayer a andar en el Parlament con llamadas a “no debilitar” el sistema. La diputada que presidirá la comisión, la convergente Meritxell Borràs, comenzó su alocución alabando la sanidad catalana, “un referente mundial”. Los diputados deberán arrojar luz sobre varios escándalos de corrupción e irregularidades destapados en la última legislatura. La presidenta del Parlament, Núria de Gispert, recordó que las conclusiones de la comisión solo pueden ser políticas y que los diputados que la forman no deben “sustituir a otros órganos”.

Todos los partidos aprovecharon las primeras intervenciones para posicionarse. Mientras la portavoz de ERC, Alba Vergés; el de ICV, Marc Vidal; y el de Ciutadans, José Manuel Villegas, pidieron “esclarecer hechos oscuros” “no proteger a nadie porque pertenezca a un determinado partido” y “llegar hasta el fondo”, otros se mostraron más cautos. La portavoz de CiU, Elena Ribera, advirtió de que la comisión no debe servir para “poner en tela de juicio” el sistema. Y fue más allá: la comisión de investigación debe “aportar en positivo, no en negativo”, en un momento en el que crece la presión por parte de los “enemigos del proyecto nacional”.

Los escándalos de la sanidad

Carles Manté, ex director del CatSalut, cobró 720.000 euros irregulares de Innova, dirigida por Josep Prat.

El ‘informe Crespo’, que la Sindicatura de Cuentas ocultó, detallaba pagos irregulares de 1,3 millones en Blanes y Calella.

La gestión del ex presidente del ICS, Josep Prat, en Innova está siendo investigada por otros pagos irregulares.

Varios exdirectivos del hospital de Sant Pau están imputados por adjudicaciones y pagos fuera de la normativa.

La fiscalía investiga a Ramon Bagó por beneficiar a sus empresas desde su puesto de cargo público sanitario.

La empresa CRC causó pérdidas millonarias a una fundación

Los miembros de la comisión, aprobada por unanimidad en febrero, deberán volver a decidir una lista de comparecencias. En la pasada legislatura ya se acordaron los nombres, pero la comisión quedó abortada con el adelanto de las elecciones autonómicas. Si los diputados utilizan esa lista como guía, algunos de los arquitectos y grandes nombres del sistema sanitario catalán deberán comparecer. Entre ellos, la ex consejera de Salud socialista, Marina Geli; el actual consejero, Boi Ruiz; el alto cargo del Consorcio de Salud y Social de Cataluña (CSC), empresario y ex alcalde de Calella por CiU, Ramon Bagó; o el ex directivo de este organismo y exalcalde socialista de Reus, Josep Abelló.

Algunos de los que están llamados a declarar son objeto de procesos judiciales. Es el caso de Xavier Crespo, ex alcalde de Lloret de Mar por CiU y ex directivo de la Corporación de Salud del Maresme y la Selva, imputado por el Tribunal Superior de Justicia de Cataluña (TSJC) por su presunta relación con la mafia rusa. También Ramon Bagó está siendo investigado por la Fiscalía de Barcelona por los contratos conseguidos por sus empresas cuando era un alto cargo de CSC.

En la lista de comparecencias de la pasada legislatura figuraban Carles Manté, ex director del Servicio Catalán de la Salud (CatSalut) y Josep Prat, ex presidente del Instituto Catalán de la Salud (ICS). Ambos fueron detenidos en febrero por la Guardia Civil. El juez les imputa varios delitos porque Manté cobró 720.000 euros por trabajos que, según el Ayuntamiento de Reus, nunca realizó en la empresa municipal Innova, dirigida por Prat.

En la lista aparecía también Núria Constans, gerente de la Corporación de Salud del Maresme y la Selva cuando Xavier Crespo y su mujer, médicos ambos, se embolsaron más de 200.000 euros de forma irregular, según un informe de la Sindicatura de Cuentas que se guardó en un cajón con el voto contrario de ICV. Constans sigue al frente del ente.

Los miembros de la comisión no deben orientarse a “debilitar” el sistema cuando investiguen lo sucedido, afirmó el portavoz socialista, Jordi Tarrades. “No justificaremos malas prácticas, pero tampoco abonaremos actitudes que debiliten” la sanidad catalana, dijo. “El objetivo de la comisión es mejorar el servicio de salud”, abundó el diputado del PP, Jordi Roca.