Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Gallardo está dispuesto a buscar alternativas al cierre de Corrugados

La empresa, matriz de la planta de Azpeitia, se reúne con el Gobierno vasco, la Diputación de Gipuzkoa y trabajadores

Trabajadores de Corrugados Azpeitia se manifiestas a las puertas del Tribunal Superior Vasco, en una imagen de archivo.
Trabajadores de Corrugados Azpeitia se manifiestas a las puertas del Tribunal Superior Vasco, en una imagen de archivo.

"Gallardo ha manifestado su disposición a que durante el plazo de negociación de 30 días que prevé la ley, pudieran encontrarse soluciones alternativas a la rescisión de los empleos". El Gobierno vasco termina así el escueto comunicado que ha remitido a los medios de comunicación tras la reunión que ha mantenido hoy junto a representantes de la Diputación de Gipuzkoa, el Ayuntamiento de Azpeitia y el Grupo Gallardo sobre el futuro de los 300 trabajadores de Corrugados. Al encuentro también han asistido miembros del comité de la compañía.

Los trabajadores de la empresa azpeitiarra denunciaron la semana pasada que Gallardo les había comunicado la intención, tras meses de lucha incluida una resolución judicial que revocó el despido de 60 empleados, de cerrar definitivamente la planta que la empresa posee en Gipuzkoa. Los pormenores del ERE de extinción, según relataron, llegarían tras Semana Santa, una decisión que criticaron con dureza tanto la Diputación como el Gobierno.

Las instituciones vascas, según el texto del Ejecutivo, han trasladado "su estupor" a la empresa por el anuncio y le han vuelto a exigir que "reconsidere" la decisión y "que retome el plan de reajuste menos lesivo en el que venía trabajando la empresa".

La Gobierno además explica que ha solicitado al Grupo Gallardo "un plazo razonable para la búsqueda de posibles inversores por parte instituciones y empresas, antes de proceder a la ejecución del ERE de extinción". De hecho, la Diputación explicó la semana pasada que estaba cerca de llegar a un acuerdo con un país sudamericano para un encargo que supondría la producción de 10.000 toneladas mensuales de acero corrugado que habrían garantizado la viabilidad de la planta al menos seis meses más.

Gallardo por su parte ha detallado en el encuentro que "las dificultades del mercado hacen inviable la empresa por el desajuste existente en el mercado español entre la oferta y la demanda de la producción en el sector de corrugado".