Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Málaga se resiste a poner más dinero para financiar el metro

El Consistorio considera que cubre su parte con obras de movilidad urbana

Obras del metro de Málaga, en una foto de archivo. Ampliar foto
Obras del metro de Málaga, en una foto de archivo.

Sin avances. Así ha concluido la reunión, de algo más de dos horas, que han mantenido este lunes la Junta de Andalucía y el Ayuntamiento de Málaga para intentar zanjar la aportación económica del Consistorio a las obras del metro de la ciudad. El equipo de gobierno del Partido Popular (PP) entregó a la Consejería de Fomento y Vivienda un escueto documento —apenas tres párrafos y sin desglosar— en el que se resumen los trabajos de movilidad realizados en los últimos años y con los que pretende convalidar su contribución a la ejecución del suburbano.

Fomento ha mostrado su malestar por el escrito y ha emplazado al Consistorio a que detallara, con fechas exactas, la ejecución de sus actuaciones. La relación de obras “para mejora de la movilidad de la ciudad” contempla tres partidas que suman 26,7 millones de euros: infraestructuras específicas para bicicletas (15,5 millones), bulevar sobre las antiguas vías del ferrocarril de la ciudad (8,2 millones) y otras actuaciones (tres millones). La cuantía que reclama la Junta asciende a 32 millones de euros.

La cuantía que reclama la Junta asciende a 32 millones de euros

El delegado provincial de Fomento, Manuel García Peláez (IU), ha sostenido que, para poder condonar su aportación, las obras tendrían que estar financiadas en su totalidad por el Ayuntamiento y destinadas a iniciativas de movilidad sostenible, como carriles bus, bici o peatonalización. El concejal de movilidad, Raúl López (PP), se ha limitado a decir que se habían seguido los mismos pasos que se dieron en Sevilla cuando se pactaron, en 2011, las aportaciones a las obras del metro.

Más allá de la reunión de este lunes, Fomento ha ofrecido al Ayuntamiento entrar en el consejo de administración de Metro Málaga, la empresa concesionaria que ejecuta actualmente las obras y explotará el servicio a partir de finales de este año. La Administración regional ha propuesto vender al Consistorio malagueño parte de sus acciones. El equipo de gobierno encabezado por Francisco de la Torre descarta, de momento, formar parte de la sociedad al entender que la oferta se tendría que haber realizado cuando se iniciaron las obras, hace prácticamente una década.

El consejo de administración de Metro Málaga, constituido en el año 2004, está integrado por la Unión Temporal de Empresas (UTE) entre Fomento de Contratas y Construcción (FCC), Sando, Comsa, Azvi y Vera, con el 76% de las acciones, y la Agencia de Obra Pública de la Junta, con el 24%. La UTE se creó con un capital social de casi 77 millones de euros y un periodo de concesión de 35 años.

Fomento ofrece al Ayuntamiento entrar en Metro Málaga

La propuesta de la Junta se realiza ante las reiteradas peticiones del Ayuntamiento de conocer los detalles de la ejecución de las obras. El director gerente de la Agencia de Obra Pública, Antonio Tallón, ha asegurado que el ofrecimiento se realizó verbalmente en la reunión que mantuvieron ambas Administraciones a principios de marzo.

El concejal de movilidad en el Ayuntamiento ha descartado la entrada en la sociedad. “Eso nos lo tendría que haber planteado cuando comenzaron las obras, no ahora que ya estamos casi en la fase de puesta en servicio”, previsto para el último trimestre de este año.

El ofrecimiento de Fomento tiene un precedente. En el año 2004, la empresa municipal de autobuses de Sevilla, Tussam, entró en el consejo de administración del Metro de Sevilla adquiriendo un 5% de las acciones de la sociedad y durante el periodo de ejecución de parte de las obras. Apenas dos años más tarde, Tussam decidió desprenderse de su participación que fue adquirida por la Administración autonómica.