Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

“El sello de la Unesco mejoró nuestra visión de la conservación”

"La Alhambra es parte indisoluble de la ciudad de Granada", afirma la directora del patronato

María del Mar Villafranca. Ampliar foto
María del Mar Villafranca.

María del Mar Villafranca (Granada, 1961) dirige el Patronato de la Alhambra y el Generalife desde 2004. Se enfrenta a diario con la complicada tarea de compaginar el turismo de masas con la conservación de un vasto patrimonio, único y vivo, que recibe más de dos millones de turistas cada año.

Pregunta. ¿Qué ha supuesto para la Alhambra la declaración de Patrimonio Mundial?

Respuesta. Lo primero, un compromiso con los principios de la convención que ha orientado el trabajo de la gestión hacia la consecución de esos valores, conservar siguiendo los criterios de la razón científica. Creo además que ha contribuido a una perfección de la identidad, los lugares Patrimonio Mundial dejan hoy día de ser locales para ser globales. Su inclusión en la lista de la Unesco no es solo un compromiso, sino un reconocimiento a su extraordinario valor.

P. ¿Y para la ciudad?

R. Para la ciudad, hablo como granadina no como gestora, creo que el impacto económico que genera es obvio. Es una de sus principales fuentes de riqueza y además ha supuesto estar en los grandes circuitos de la cultura.

P. ¿Cómo influyó la incorporación, 10 años después, del Albaicín?

R. Me parece que su inclusión fue una buena decisión pero también hay que decir que ese espacio, territorialmente hablando, es bastante diferente a la Alhambra y gestionarlo tiene su complejidad. Creo que se podrían haber hecho esfuerzos mayores.

P. ¿Vive la Alhambra de espaldas a la ciudad?

R. Eso es una falacia. La Alhambra es parte indisoluble de la ciudad de Granada. Desde el punto de vista económico, la negación es rotunda, todo el turismo vive fundamentalmente de eso. Y quien no lo quiera ver es un necio. Es el motor, está tirando del carro en estos tiempos de crisis y lo hace de forma sostenible. No tenemos deudas y generamos beneficios propios más los ajenos.

P. ¿Ni físicamente, como plantea el Ayuntamiento?

R. Ese es otro de los mitos, no entiendo cómo un lugar que es el más visitado de España se dice que está alejado… es un absurdo. Los excursionistas hoy son un tercio del total. Así que ese mito del extranjero que viene en autobús de la Costa del Sol, se come un bocadillo y se va es incierto. Reto a cualquiera a que haga ese estudio. La tipología mayoritaria del turista de la Alhambra es un turista que pernocta más de dos días.

P. ¿Y cómo es la relación con el Albaicín?

R. Nosotros siempre decimos que no se puede ir uno de Granada sin ver la Alhambra desde el barrio del Albaicín. Estamos trabajando en un proyecto que ofrece un día para visitar la Alhambra y otro, el Albaicín. Es un cordón umbilical que, junto a otras iniciativas que se están desarrollando, creemos que va a ser muy positivo para la dinamización del barrio.

P. ¿La declaración supuso algún freno?

R. No. Por lo menos en el concepto de conservación. Para nosotros el hecho de estar catalogados como Patrimonio Mundial nos ha enriquecido el trabajo. Los valores de autenticidad y de integridad son los que a nosotros nos guían. El sello de la Unesco nos ha ayudado a mejorar nuestra visión de la conservación. La Alhambra tiene muy buena imagen de cara a la Unesco.

P. ¿Hay quejas por los topes que se han puesto al turismo para preservar el monumento?

R. Después de años de implantación, la gente entiende que es un lugar frágil. He de decir que no le gusta a todo el mundo, pero ¿cómo lo hemos combatido? Con una serie de medidas que todas cruzadas nos permiten organizar las visitas de un modo que las aglomeraciones se produzcan puntualmente. Hay umbrales máximos que a veces se cubren, pero otros no. La mayor parte de las veces no.

P. Supongo que hay que estar en continua evaluación...

R. El éxito del mantenimiento de los valores culturales y de uso del monumento está en una oferta muy rica y única, en una oferta cultural de gran calidad que hace que te desplaces. En turismo hay que trabajar mucho y ser ingenioso.