Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El Gobierno prohíbe al Ateneo subastar 15 obras de arte para financiarse

Dos colecciones de aguafuertes de Goya figuraban en el lote que se iba a vender

Fotogalería FOTOGALERÍA
Una empleada de la galería Ansorena muestra uno de los aguafuertes de Goya que se iban a subastar.

El Gobierno regional de Madrid se propone paralizar de manera inmediata la salida a subasta, el próximo 21 de febrero, de un lote de 15 obras de arte, entre ellas dos series de 80 aguafuertes cada una de Francisco de Goya, con el que el Ateneo de Madrid pretendía mejorar su situación económica, ya que una subvención municipal prometida nunca ha llegado. Fuentes del Gobierno regional anunciaron ayer que la subasta quedaba suspendida porque se trataba de Bienes de Interés Cultural y se requiere una autorización expresa del Consejo Regional de Patrimonio de la cual, señalan, la operación carece.

El ajuar artístico, que ya se hallaba depositado y exhibido en una galería de subastas de la calle de Alcalá incluye, además de las atribuidas a Goya, ocho obras de artistas como José Moreno Villa, Manuel Millares, Eusebio Sempere, Wilfredo Lam, Josep Guinovart, Genaro Lahuerta, Cristino de Vera y Alfonso Fraile.

Todas ellas pertenecen al copioso patrimonio ateneísta compuesto hoy por unas 800 obras atesoradas, desde 1913 hasta nuestros días, mediante la cesión de una por cada pintor o escultor que exponía en las dos salas, Santa Catalina y del Prado, de la decana de las instituciones culturales madrileñas, fundada en 1820. En torno a 1969, 400 obras desaparecieron de sus almacenes sin que se haya sabido desde entonces su destino, según fuentes ateneístas.

Una galería intocable

“La verdadera joya de la corona del Ateneo de Madrid es indivisible: la galería de 189 retratos de presidentes y ateneístas de nombradía”. Incluye desde la efigie del general Castaños, héroe de la batalla de Bailén y primer titular, hasta las de Manuel Azaña, José Antonio Primo de Rivera o Enrique Tierno Galván. Así lo asegura Alfonso Herrán, custodio del patrimonio pictórico y escultórico que el Ateneo atesora desde su fundación en 1820 y que incluye obras firmadas por Mariano Fortuny, Eduardo Rosales, Joaquín Sorolla, Muñoz Degraín, varios atribuidos a la saga de Los Madrazo y numerosos otros de los más cotizados pintores de los siglos XIX y XX. “Ha sido emocionante comprobar con qué diligencia, autores como Martín Chirino, Antonio López, Alberto Corazón y Carmen Laffon, al tener noticia de los apuros del Ateneo, han acudido, incluso con sus obras en la mano, a entregarlas en donación para concurrir a la subasta”, añade Herrán. Sin embargo, enjugar así los apuros no va a ser posible, de momento, dada la determinación del Gobierno regional.

El Ateneo se disponía, asimismo, a subastar cinco obras de arte más, fruto de donaciones realizadas en las últimas semanas por los maestros Antonio López, Martín Chirino, Alberto Corazón y Carmen Laffon, así como sendas obras de los jóvenes Daniel Canogar y Juan Francisco Casas.

Las fuentes regionales citadas señalan que la decisión de paralizar la subasta obedece a que las obras seleccionadas son Bienes de Interés Cultural (BIC) y que el Ateneo no ha sometido la puja a autorización de la Consejería de Cultura, como es legalmente preceptivo. Por su parte Alfonso Herrán, responsable de la conservación patrimonial del Ateneo, aseguró a mediodía de ayer que desde hace dos meses se habían cursado las preceptivas informaciones sobre la subasta al Gobierno regional, a una llamada Junta de Bienes y al Ministerio de Cultura, sin que desde estos organismos se hubiera recibido negativa de ningún tipo que la vetara. Ello llevó a los directivos del Ateneo a creer hasta última hora de ayer que la subasta era legalmente viable.

En la galería madrileña Ansorena, una fuente gestora subrayó que el Ateneo había comunicado haber realizado las oportunas gestiones previas a la autorización, si bien destacó que “el Estado conserva siempre la prerrogativa de ejercer el derecho de tanteo y de retracto”. Se trata de dos atribuciones estatales para impedir que el patrimonio artístico español, si posee determinadas condiciones de calidad e historicidad, pueda ser exportado.

Según Carlos García, secretario primero del Ateneo, “la subasta se inserta dentro de un conjunto de medidas integradas en un plan de viabilidad —con expediente de regulación temporal de empleo incluido— impugnado por algunos socios, pero aceptado mayoritariamente en junta general el pasado 31 de octubre”.

Directivos ateneístas aseguran que la institución afronta una situación económica muy adversa: paga 32 nóminas de otros tantos laborantes y ha visto reducidas drásticamente las subvenciones del Ayuntamiento de Madrid, del Gobierno regional y del Ministerio de Cultura. De una masa de subvenciones de las Administraciones públicas de 879.000 euros anuales ha pasado a percibir 55.000 euros.

El Gobierno regional aportaba 270.000 euros, igualmente reducidos a esa cifra. El precio de salida de la subasta fue fijado en 200.000 euros.

Sigue con nosotros la actualidad de Madrid en Facebook, en Twitter y en nuestro Patio de Vecinos en Instagram

Más información